XVII Trofeo Akiles

Hoy se ha celebrado la XVII edición del Trofeo Akiles en la Casa de Campo. Se trata, sin ninguna duda, de una de las carreras más bonitas que se celebran en Madrid. Igualmente, la camiseta que “regalan” al final de la carrera es también de las más originales. Cuento esto para que la gente que no asistió a la carrera sienta envidia y se apunten el año que viene. Sólo decir que corrí con Elena durante toda la prueba y acabamos con un tiempo de 52:59. Pongo unas fotos y…

Posando unos pocos, ateridos de frío
Mismo sitio y casi la misma gente

…Una crónica de Javier G. que dice así:

Mi tiempo en Akiles fue de 38:13.

Una crónica rápida para remarcar la gélida mañana de domingo que nos tocó ayer. Salía humo de las alcantarillas como en las mejores películas.

Salida extraña. Cuando todo el mundo se agolpaba bajo la pancarta de salida y la publicitaria de Coca Cola, los avezados se hacían los remolones en los primeros metros. Un cordón humano empezó a echar a la gente para atrás, pero sólo hasta 10-15 metros por delante de las pancartas. El juez árbitro echa mano a la pistola y disparo al aire. A alguno le pilló un poco despistado. Recuerdo que hace algunos años corrí esta carrera y también pasó algo similar. MORALEJA: Si tenéis aspiraciones en una carrera, conviene hacerse los remolones por los primeros metros, siempre que se pueda.

Después salí normal. Me adelantaron dos chicas (Aurora Pérez y no sé si una tal Griselda) y no sé si delante iba otra más. Yo seguí a mi ritmo, ya que estaba algo constipado y no sabía que podía deparar la carrera. Superé bien las cuestas y luego me lancé por las cuestas abajo con más ritmo. Sin embargo al llegar al llano, en el km 6, me dio un flato que me hizo aflojar el ritmo un par de kilómetros. En el 8 me sentí recuperado y forzé en los dos últimos recuperando alguno de los puestos perdidos.

Creo que si no llega a ser por el flato y por el catarro, haga 40-60 segundos menos. Por lo tanto tengo que estar contento e intentar progresar algo más.

La organización de la carrera un poco espartana. Al final de la carrera tuvimos camiseta, pero no había buen ambiente. Con el frío la gente se marchó enseguida. No hubo avituallamiento intermedio (seguramente el agua se habría congelado) y en meta no había agua (sólo Nestea, Coca-Cola y cerveza, aunque había para todos). Evidentemente Canillejas por 20 duros más, se mueve más para darte más cosas.