El pecado

Este fin de semana he estado en Madrigal de la Vera, provincia de Cáceres. Y eso no es bueno ni malo, lo malo es el motivo de la visita y es que se celebraba un evento peculiar. El evento consistía en la matanza del cerdo y en lo que eso supone, comer, comer y comer. Y, por supuesto, beber, beber y beber. Sí, ya sé que resulta duro estar todo el sábado comiendo y bebiendo…

Sabiendo lo que me iba a caer encima me he levantado pronto para hacer unos kilómetros antes del evento. Salí por un camino que discurre por la garganta de Alardos, donde está el puente romano. Pero salí demasiado pronto y cuando empecé a correr no se veía un pimiento por lo que iba con mucho cuidado de donde ponía el pie. De hecho me lo torcí un poco en uno de los boquetes.

Puente romano en Madrigal de la Vera
Puente romano en Madrigal de la Vera

El camino estaba señalizado con unas marcas blancas y amarillas y lo he seguido hasta que he perdido las marcas. Pero he continuado por donde he podido y cuando he visto que llevaba seis kilómetros, vuelta por donde había venido. En esos momentos empezaba a amanecer y resultaba muy hermoso correr mientras el sol iba saliendo y las tinieblas dejaban paso a la luz. El cronómetro marcaba 1:10:45 cuando he terminado de recorrer los 12 km.

Después del ejercicio, marcha hacia el camping La Mata donde empezaba la jornada gastronómica con el desayuno, después unas migas -realmente ricas- y luego toda la orgía de carnes variopintas. Y aunque resulte difícil de creer todo consiste en comer y comer hasta la noche… o más todavía porque yo me fui sobre las nueve de la noche y allí seguía saliendo carne.

4 comentarios en “El pecado

    1. Miguel

      Hola Emilio,

      Sí, es bonito y espectacular. Realmente llama la atención su grandiosidad. Y estás en lo cierto, es muy parecido al puente de Cangas de Onís.

      Lo que pasa con estos puentes es que han sido reconstruidos tantas veces, que ya no se sabe si alguna piedra de las que quedan fue puesta por los romanos.

      Saludos.

  1. Macu

    La Vera tiene mucho encanto, y mas sabiendo que mis padres son de Jaraíz de la vera, y conozco al dedillo toda la comarca. Te traerías las viandas de la matanza y por supuesto el pimentón y algún quesito.
    Las gargantas de la vera son muy bonitas, y no se habrás tenido tiempo para pasarte por Garganta de la olla, es un pueblo con origen judíos y para mi es el mas bonito de toda la comarca.

    1. Miguel

      Hola Macu,

      Realmente la comarca de la Vera es un sitio precioso. Ya conocía esta zona de hace un par de años y, efectivamente, Garganta la Olla es un pueblo muy bonito. En esta última visita a la zona no hemos salido de Madrigal, aunque el domingo estuvimos en Oropesa, visitando el castillo que está también muy bien.

      Saludos.

Los comentarios están cerrados.