Empezando despacio

El miércoles estuve en la fisio de nuevo. Me comentó que además de la contractura debí tener una pequeña rotura fibrilar. Me estuvo metiendo los dedos, estirando las piernas e incluso poniéndome agujas en la pierna: una debajo de la rodilla, otra cerca de la lesión y otra en el tendón de aquiles. Me dijo además que empezara poco a poco, que ya va teniendo uno una edad…

El caso es que he preferido parar unos días y hoy domingo he probado. Primero crema calentadora en las piernas, luego estiramientos y después, me ha acercado al parque de Pradolongo con la intención de hacer casi todo el recorrido andando y trotar un poquillo.

Sobre la marcha, me he puesto en plan cuadriculado y he hecho 600 metros andando, 400 metros trotando. Siguiendo esa secuencia andar+trotar he hecho algo más de seis kilómetros. Por lo tanto, he acabado corriendo 400 metros x 6 = 2400 metros. Y he acabado más contento que si hubiese hecho una maratón, sobre todo porque no me ha molestado la contractura en absoluto.

Ahora toca aumentar poco a poco el tiempo trotando hasta poder hacer unos cuantos kilómetros seguidos sin andar y espero poder terminar el domingo que viene la carrera proniño.

Como no he corrido estos días atrás, he procurado controlar la ingesta de comida y ayer cuando me subí a la báscula marcaba 68,4 kg, bastante bien si lo comparo con el peso de la semana pasada que alcanzaba el bonito número de 69.

4 comentarios en “Empezando despacio

    1. correresmireligion Autor

      Yo digo lo que Napoleón: vísteme despacio que llevo prisa. Pues eso, que es preferible empezar poco a poco, sobre todo ahora que no tengo ninguna meta cercana.

Los comentarios están cerrados.