Después de Sevilla

Acabé de la maratón cansado, aunque me veía bien muscularmente ya que subía y bajaba escaleras sin problemas y no notaba agujetas; sin embargo, sí me notaba cansado, por lo que esperé cinco días para salir a correr. Muchos dicen que hay que salir al día siguiente y seguramente es una buena idea, pero yo no tenía muchas ganas.

Así, salí el viernes 29 de febrero con una amiga y fuimos a Parque Sur por donde me llevó a buen ritmo. Bueno, a buen ritmo para cómo estaba. Yo sólo hice siete kilómetros, aunque mi amiga siguió para completar las tres vueltas que habíasmo planeado. Me paré porque notaba los gemelos muy cargados.

Al día siguiente volví a salir porque habían quedado varios pradolongueros a las 9:30 en el punto de encuentro. Salimos unos cuantos pero enseguida me quedé rezagado porque tampoco podía ir muy deprisa. Afortunadamente para mí, Jesús tuvo la delicadeza de acompañarme y fuimos a un ritmo más tranquilo. Tan tranquilos que hicimos una media de casi seis minutos. El tiempo había cambiado y hacía un aire bastante molesto y frío, por lo que pasé frío y eso que iba con la camiseta de manga larga. En el kilómetro cinco nos dimos la vuelta Jesús y yo y los otros siguieron. Como el día anterior notaba los gemelos muy cargados. Totalizamos 10 km en un tiempo de 59:09 @ 5:54 min/km.

El lunes 2 de marzo salí a correr con una amiga a eso de las once y media de la mañana. Bajamos al Parque Lineal y nos llevamos la sorpresa de que estaba cerrado por el viento. He de decir que la climatología se ha estropeado, después de unas semanas de calor ha vuelto el frío y el aire. Hoy salí con una camiseta de manga larga y si hubiese llevado debajo una de manga corta no me hubiese importado. El caso es que como estaba el Parque Lineal cerrado tiramos hacia Madrid Río y fuimos hasta el Calderón, del que va quedando cada vez menos. Allí dimos la vuelta y paramos en Pradolongo, casi en el punto de encuentro, cuando el reloj marcaba 10 kilómetros aunque ya llevábamos 12, porque el GPS del Forerunner 35 tardó un mundo en coger los satélites y eso que este chisme suele cogerlos enseguida. Fue parar y empezar a dolerme la planta del pie izquierdo, la zona externa, tanto que tuve que ir cojeando a casa desde el polideportivo. Hicimos 12 km en un tiempo aproximado de 1:04:00.

Por aquello del dolor de pie estuve unos días sin salir a correr hasta notar que no me molestaba. Fue el viernes 6 de marzo y salí con una amiga bastante tarde, pasadas las seis y media. Fuimos a Pradolongo y dimos dos vueltas y aunque cuando acabamos ya era de noche, se nota mucho que los dias se van estirando una barbaridad. Afortunadamente el pie no me dolió aunque pensaba que iba más deprisa de lo que realmente iba. Pude hacer 10 km en un tiempo de 54:51 @ 5:29 min/km.

Gorra de Ferrari caída en acto de servicio

Cuando llegué a casa tiré a la basura la gorra de Ferrari porque ya estaba la visera en un estado lamentable. Tenía esa gorra desde verano de 2005, así que me ha durado casi quince años, lo que no está nada mal.

Empieza a escucharse en los foros de atletismo si se suspende tal o cual maratón por el coronavirus. El otro día se suspendió la media maratón de París y ya se ha suspendido alguna maratón en Italia, creo que la de Milán. Se ha suspendido también la de Jerusalén. Ahora se está hablando de la maratón de Barcelona, de si se suspende o no. De momento parece ser que sigue adelante, pero ya veremos qué pasa.

El sábado habían quedado los compañeros pradolongueros, pero preferí esperar al domingo 8 y salir con la amiga que voy habitualmente, lo malo es que cuando quisimos salir a correr ya eran casi las once y media de la mañana. Bajamos al Parque Lineal asombrándonos de la cantidad de gente que pululaba por allí: gente andando, gente corriendo y gente en bicicleta y además en pelotón, por lo que a veces costaba adelantar. De nuevo ha vuelto el buen tiempo y la gente aprovechaba para tomar el solecito. Hicimos el circuito de 12 kilómetros en un tiempo de 1:03:27 @ 5:17 min/km. No estuvo mal el ritmo, ya noté las piernas totalmente recuperadas de los esfuerzos de la maratón.

El martes 10 de marzo, en plena crisis del coronavirus, quedé con Joaquín y Emilio R. en el punto de encuentro habitual, a la hora habitual, a las siete de la tarde. Vino también una compañera y esta vez cuando nos juntamos los cuatro no hubo besos ni estrechamientos de manos, ya empezábamos a pensar en el posible contagio. Dimos las dos típicas vueltas de toda la vida por Pradolongo a un ritmo no muy exigente y de este modo completamos 10 km en un tiempo de 54:34 @ 5:27 min/km.

El jueves 12 de marzo volví a quedar con los pradolongueros de martes y jueves. Nos juntamos cinco y salimos a un ritmo tranquilo, pero en un momento dado, antes de acabar la primera vuelta de cortesía, se puso a tirar Quique y la tranquilidad explotó como un petardo valenciano. Me quedé con mi amiga mientras los demás se iban por delante. Hicimos 9,6 km en un tiempo de 53:01 @ 5:31 min/km. Ya veremos si podemos salir a correr en las próximas semanas.

Hoy 13 de marzo, cuando escribo este resumen, España está casi paralizada por el dichoso coronavirus. A las 15:30 el presidente del Gobierno ha anunciado que al día siguiente se decretará el estado de alarma, pero aún no se sabe qué medidas se van a tomar. Se intuye que se limitará la circulación de gente y vehículos e imagino que algo más. En estos momentos Sanidad confirma 121 muertos y 4.505 infectados en España.

Esperemos que esto se solucione lo más pronto posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *