En la Casa de Campo con Emilio

Hoy se celebraba la media de Latina, por lo que los habituales del equipo que van a la Casa de Campo participaban en esta carrera. Así que he decidido ir con Emilio y sus compas del Gran Grupo Garabitas. A las 8:10 me esperaba en la marquesina y antes de la 8:30 ya estábamos junto a la puerta del polideportivo José María Cagigal. Hemos esperado unos minutos a que se cumpliera las 8:30 y hemos salido con la idea de hacer la Tapia.

Salida tranquila, en el sentido contrario a las agujas del reloj. Tranquilos hasta la primera cuesta donde han empezado a tirar con ganas. Tras atravesar la vía del tren y coger la carretera asfaltada que conduce al Cerro Garabitas, han empezado a apretar de verdad y yo me he controlado un poco, que supuestamente venía a hacer una LSD (Long and Slow Distance), es decir, una carrera larga y lenta. Hasta el Cerro Garabitas son 5,5 km, que he hecho en 30:07.

Después de beber un poco de agua en la fuente situada en el cerro, hemos tirado por el Camino del Pinar Chico hacia la Tapia. Nos hemos quedado un grupo de cuatro de la veintena de corredores que salimos del Cagigal. Uno de esos cuatro era un chico que nos contaba que en la media de Fuencarral del domingo pasado había hecho 1:22. A mí me daba que era un mal compañero de aventuras.

En el km 7,6 está el punto más alto de la Casa de Campo, cuando se atraviesa la Ctra. de Somosaguas. Por esa zona el piso es muy desagradable ya que está lleno de piedras pequeñas que se te van clavando en los pies. Hasta que no se llega al aparcamiento grande (km 8,8) el terreno no mejora. El chico de 1:22 nos llevaba deprisa por esas subidas y bajadas, pero yo aguantaba el tipo, aunque seguía pensando que iba demasiado deprisa.

En la bajada que conduce al puente de la culebra (km 10) ya me dejé ir, pensado que pararíamos en la fuente que hay junto al puente, pero no fue así. A partir de entonces, me lo fui tomando con algo más de calma, que no estaba la cosa para bromas. Pasamos por el zoo (km 11,5) y llegamos al parque de atracciones donde pudimos ver justo en la puerta del parque (km 12,5) un puesto de avituallamiento de la media de Latina, que en ese punto llegaba a su km 10. Un poco más adelante, en las puertas falsas del parque de atracciones (km 12,8) paramos a beber un poco de agua en una fuente sita dentro del parque.

Seguimos dirección Lago hasta llegar al cruce del Paseo de los Castaños (km 13) donde Emilio decidió que fuéramos por el Paseo de los Plátanos. Por un camino paralelo a este paseo, llegamos a las pistas de tenis (km 14,5) donde atravesamos el Camino del Príncipe. Unos metros más arriba estaba el km 13 de la media de Latina. En un principio pensábamos quedarnos allí para animar a los participantes de la media, pero vimos que era demasiado pronto, por lo que fuimos hasta el Cagigal, donde habíamos dejado el coche, con la idea de abrigarnos un poco y luego volver a ese punto.

Fuimos trotando hasta el punto donde habíamos salido, realizando un total de 15,7 km en un tiempo de 1:21:07, a una media de 5:10. Para mi gusto, un poco rápido. Después de abrigarnos, volvimos hacia las pistas de tenis con idea de animar a los corredores de la media. Allí pudimos ver a un montón de conocidos. El primero de ellos era Ricardo que iba en un grupito con su alegre correr. Cuando le vimos iba el undécimo de la carrera, aunque acabó octavo con un tiempo de 1:13:33, segundo de su categoría. Luego vimos a Maxi, a Jesús que iba con Carlos, a Francisco, a Isidoro, a Raúl, a Almudena y a unos cuantos miles más.

Tapia Casa de Campo

XXVIII Trofeo Akiles

Un año más he corrido el Trofeo Akiles, aunque en unas condiciones en las que no había corrido nunca, ya que había tramos del recorrido que ¡¡¡estaban congelados!!! Muchas veces no sabías si ibas corriendo o patinando.

Lo cierto es que hablaban de que el día iba a ser muy frío pero no me pareció que fuera tanto, aunque resultaba chocante ver que todo el mundo iba bien abrigado mientras que yo iba con la camiseta de tirantes. En ningún momento sentí frío ni antes ni durante, ni después de la carrera, quizás debido a que el viento no se movía. Luego al terminar, me cambié y me abrigué bien. Sin duda, un magnífico día para correr.

Tenía pensado correr rápido para rebajar el tiempo que hice en Rivas hace unas semanas y aunque tuve que ir con mucha precaución en algunos tramos, conseguí mejorar ese tiempo, parando el cronómetro en 43:47. Tiempo que espero mejorar en Aranjuez ya que la carrera es menos dura y espero que el asfalto no esté congelado.

Tiempos realizados por kilómetro:

km  1: 4:31
km  2: 4:30
km  3: 4:54
km  4: 4:36
km  5: 4:03

Primera mitad: 22:36

km  6: 4:10
km  7: 4:14
km  8: 4:26
km  9: 4:22
km 10: 3:57

Segunda mitad: 21:11

Tiempo total: 43:47

Posiblemente el último día en la Casa de Campo

El último día, ¡pero de este año 2008! Y es que es muy probable que sea el último día que pueda acudir a la Casa de Campo, porque los próximos domingos hay muchas, muchas carreras. Hoy hemos dado una vuelta por la Casa de Campo. Como siempre, un paraje incomparable. Una verdadera gozada poder correr en este sitio. Me he cruzado un par de veces con Ricardo, ¡¡menuda máquina!! Hemos tardado 1:31:47 en hacer un poco más de 16 km.

La Tapia en el otro sentido

Objetivo: Una vuelta a la Tapia
Hora de salida: 9:05
Lugar: Casa de Campo

Hemos estado en la Casa de Campo José Antonio, Javier, Isidoro, Iñaki y un servidor. Por hacer algo distinto, hemos hecho la vuelta en el otro sentido, tal como lo veníamos haciendo años atrás. Salimos todos juntos, luego me adelanté con Javier hasta la fuente de Somosaguas y desde allí me fui solo hasta Lago ya que tenía que llegar pronto a casa.

Total (16,5 km): 1:27:40

A esto se llama hacer el tonto

Y es que no tiene otro nombre lo que he hecho en la Casa de Campo. He llegado un poco tarde y no he visto a nadie, por lo que he puesto un buen ritmo con la idea de cogerles. El caso es que no he visto a ninguno de mis compañeros en toda la vuelta. Y lo que es de tontos, es que después de hacer la vuelta a la tapia (algo más de 16 km), he decidido hacer otros cuatro kilómetros más.

¿Qué he conseguido? Que ahora el tendón de aquiles de la pierna izquierda me duele a rabiar. Y es que además de hacer 20 km he corrido sin las plantillas y con las taloneras de silicona. No he solucionado el dolor en la planta del pie derecho y me he jodido el tendón de la otra pierna. Lo dicho, de tontos.

Vuelta a la tapia (>16 km): 1:24:59
Cuatro km más: 21:06

Total (>20 km): 1:46:06

El día más largo

Objetivo: 25 km
Hora de salida: 8:30
Lugar: Casa de Campo

Este fin de semana tenía previsto hacer el día más largo en el entrenamiento de cara a la maratón. Mientras que otras veces he llegado a realizar 30 ó 32 km en una tirada, esta vez no he querido llegar a tanto y han sido sólo 25 km, que tampoco está mal. Quizás la semana que viene haga otros tantos. El caso es que como mañana se celebra el día de la bicicleta en Madrid y suelo ir todos los años con la familia, el domingo no podía realizar el entrenamiento largo, por lo que lo adelanté al sábado. Me he levantado tempranito y me he ido al polideportivo José María Cagigal, de donde salen todos los sábados y domingos los del GGG (Gran Grupo Garabitas). Sabía que Emilio estaba allí y que me iba a acompañar. Efectivamente, he conseguido convencerle y hemos hecho un recorrido de 25 km consistente en tres cuatromiles y una «cabaña». Los cuatromiles los hicimos a cinco minutos kilómetro y el resto, un poco más despacio, tampoco mucho. En total hemos estado corriendo 2:12:09.

Después de ducharnos en el polideportivo, Emilio se tiró el rollo y me invitó a una cerveza y a un trozo de pan con jamón y tomate, ¡¡¡me ha sabido a gloria!!!

En la Casa de Campo después de muchos meses

Objetivo: 20,5 km
Hora de salida: 9:00
Lugar: Casa de Campo

Hacía mucho tiempo que no corría en la Casa de Campo y es un lugar alucinante para hacerlo. Como todos los domingos, a las nueve y cinco minutos en Lago para dar una vuelta de unos 16,5 km en un circuito bastante duro que sigue, más o menos, la tapia de la Casa de Campo. Para hacer algo más de fondo, después de la vuelta, hice cuatro kilómetros más. El día era ideal para correr, con el cielo nublado y lloviznando ligeramente. Hice el recorrido bastante tranquilo, acompañando a varios compañeros del equipo. Tiempo total: 1:54:49.

Algunas fotos del circuito de la Casa de Campo, tomadas hace unos años:

Subidón, subidón
Esta es la subida más dura de todas

Durante todo el recorrido, existen numerosas fuentes, por lo que no es necesario llevar agua encima. La fuente que más me gusta (o gustaba) es la de Casa Vacas, la que se puede ver en la foto, pero la última vez que pasé por ahí, vi que estaba reformada. Creo que para peor.

Reponiendo liquidos
Hay refrescantes fuentes durante el recorrido

XXVII Trofeo Akiles

Al contrario que otros años, hoy ha hecho un bonito día soleado en la Casa de Campo. Nos dimos cita un buen número de maratidianos para correr el Trofeo Akiles. Incluso algunos habituales de la Casa de Campo como Jesús o Isidoro aparecieron por allí.

He salido demasiado delante y quizás algo deprisa porque las cuestas arriba y los últimos kilómetros se me hicieron bastante duros. Sobre el kilómetro cuatro, bajando el cerro de Garabitas, me adelantó Jesús C., al que no pude seguir. Faltando quinientos metros, me adelantó Iván, al que tampoco pude seguir. Eso demuestra que iba bastante justo. Sin embargo, estoy contento porque mejoré en dos minutos la marca del domingo anterior en Rivas, aunque quizás sea debido a que en Rivas el circuito era de algo más de 10 km.

Mi tiempo oficial fue de 46:15, que espero mejorar en próximas carreras, sobre todo en Aranjuez, donde tendré que ir sin dorsal, ya que ha sido imposible inscribirse.

Akiles 2007
Foto de equipo en el Trofeo Akiles 2007

XXVI Trofeo Akiles

Para no perder la costumbre, yo también corrí el Trofeo Akiles. Una de las carreras más bonitas de cuantas se celebran en la capital. Quizás junto a Fuencarral, las más bonitas.

Al contrario que muchos de mis compañeros, yo no tuve muchos problemas en la salida, me puse en un lateral junto a Fernando y no tardamos mucho en poder correr con normalidad. Me lo tomé con algo de calma, ya que los primeros cuatro kilómetros se hacen muy duros y apreté los dientes de verdad en el último kilómetro que resulta favorable. Al final realicé un tiempo oficial de 42:48, algo más que hace una semana en Rivas, pero en un circuito más duro y tomándomelo con algo más de calma, por lo que no me puedo quejar. La próxima, Aranjuez.

Por cierto, la organización me pareció perfecta, afinando incluso en señalizar cada quinientos metros.

XVII Trofeo Akiles

Hoy se ha celebrado la XVII edición del Trofeo Akiles en la Casa de Campo. Se trata, sin ninguna duda, de una de las carreras más bonitas que se celebran en Madrid. Igualmente, la camiseta que «regalan» al final de la carrera es también de las más originales. Cuento esto para que la gente que no asistió a la carrera sienta envidia y se apunten el año que viene. Sólo decir que corrí con Elena durante toda la prueba y acabamos con un tiempo de 52:59. Pongo unas fotos y…

Posando unos pocos, ateridos de frío
Mismo sitio y casi la misma gente

…Una crónica de Javier G. que dice así:

Mi tiempo en Akiles fue de 38:13.

Una crónica rápida para remarcar la gélida mañana de domingo que nos tocó ayer. Salía humo de las alcantarillas como en las mejores películas.

Salida extraña. Cuando todo el mundo se agolpaba bajo la pancarta de salida y la publicitaria de Coca Cola, los avezados se hacían los remolones en los primeros metros. Un cordón humano empezó a echar a la gente para atrás, pero sólo hasta 10-15 metros por delante de las pancartas. El juez árbitro echa mano a la pistola y disparo al aire. A alguno le pilló un poco despistado. Recuerdo que hace algunos años corrí esta carrera y también pasó algo similar. MORALEJA: Si tenéis aspiraciones en una carrera, conviene hacerse los remolones por los primeros metros, siempre que se pueda.

Después salí normal. Me adelantaron dos chicas (Aurora Pérez y no sé si una tal Griselda) y no sé si delante iba otra más. Yo seguí a mi ritmo, ya que estaba algo constipado y no sabía que podía deparar la carrera. Superé bien las cuestas y luego me lancé por las cuestas abajo con más ritmo. Sin embargo al llegar al llano, en el km 6, me dio un flato que me hizo aflojar el ritmo un par de kilómetros. En el 8 me sentí recuperado y forzé en los dos últimos recuperando alguno de los puestos perdidos.

Creo que si no llega a ser por el flato y por el catarro, haga 40-60 segundos menos. Por lo tanto tengo que estar contento e intentar progresar algo más.

La organización de la carrera un poco espartana. Al final de la carrera tuvimos camiseta, pero no había buen ambiente. Con el frío la gente se marchó enseguida. No hubo avituallamiento intermedio (seguramente el agua se habría congelado) y en meta no había agua (sólo Nestea, Coca-Cola y cerveza, aunque había para todos). Evidentemente Canillejas por 20 duros más, se mueve más para darte más cosas.