IX Media maratón de Getafe

Sin comerlo ni beberlo, ayer por la noche me ofrecieron un dorsal para la carrera, ya que Antonio, un amigo, se puso enfermo. Así que me levanté el domingo por la mañana y me dirigí a Getafe con el ánimo de realizar un entrenamiento largo con dorsal. Además el sábado me había estado machacando de lo lindo en las cuestas del Parque Sur.

Sorprendió el día más soleado de lo habitual en esta carrera. Recuerdo el año pasado que hizo un frío de mil diablos. Recogí el chip, hice mis necesidades y me coloqué en la línea de salida después de hablar con Liborio y Pedro que se disponían a correr sin dorsal. Anteriormente también me encontré con Luis, que me comentó correría este año la maratón de Londres.

Sonó el disparo de salida y tardé bastantes segundos en atravesar la línea de salida y eso que este año se salía de ambos carriles de la avenida. Aún así, me costó trabajo ponerme a correr y eso que la salida es cuesta abajo. Después de pasar el primer kilómetro, pude comprobar que llevaba un ritmo uniforme de 4:45 y que lo mantenía bien, por lo que pensé que era un buen ritmo de carrera y que si me encontraba con fuerza, apretaría un poco en el último tercio.

Los kilómetros pasaban rápido y seguía a mi ritmo constante, en algunos kilómetros bajaba algún segundo y en otros, subía. Pasé por los 10 km en 48:11, situados un poco antes de que acabase la primera vuelta. Y yo seguía con mi ritmo, bien acoplado a un grupito que iban más o menos a la misma velocidad.

Llegados al kilómetro 14 y cumplidos los dos tercios de carrera, intenté acelerar un poco viendo que me quedaban algo de fuerzas. Sin embargo, no fueron más que fuegos de artificio porque los segundillos que ganaba en un kilómetro lo perdía en otro. Además esos acelerones firmaron mi sentencia de muerte porque en el kilómetro 18 empecé a sentirme muy cansado y en el 19 ya no podía más. Si la carrera hubiese terminado ahí, hubiera terminado muy feliz, pero todavía quedaban dos kilómetros.

El grupo con el que iba se iba alejando inexorablemente y yo empecé a sufrir para poder aguantar un ritmo decente. Ya no adelantaba a nadie, todo lo contrario, empezó a adelantarme gente que yo había adelantado en kilómetros anteriores. Llegué al 20 y al poco empezó una pequeña cuesta abajo (la avenida donde se daba la salida) que alivió un poco mis penurias. En esa avenida hay que hacer un giro brusco a la derecha para entrar en el recinto del polideportivo. Desde esa entrada hasta las pistas de atletismo todavía quedan unos trescientos metros y yo me fui reservando un poco (si es que me quedaba algo) para dar la vuelta a la pista honrosamente. Aquí la memoria me jugó una mala pasada porque no había vuelta que dar. Justo cuando se llegaba a la pista, estaba el kilómetro 21 y sólo había que recorrer la recta de meta para terminar, por lo que esprinté lo que pude para parar el reloj en 1:41:23, aunque es mucho mejor el tiempo neto de 1:40:44.

Lo siento por el amigo que me dejó el dorsal porque el año pasado hizo 1:24 y este año ¡¡¡16 minutos más!!!

557 2351 ANTONIO M 1:41:23 1:40:44 04:46

Hasta el momento de llegar a la línea de meta, la organización me había parecido bastante buena, pero en la entrega de camisetas y bolsa del corredor fracasó estrepitosamente. La cola para la entrega de chips y recepción de regalos era enorme, estuve como diez minutos esperando y luego había que pelearse para coger una camiseta. Era realmente una batalla campal. Por desgracia, los últimos corredores se quedaron sin camiseta porque hubo algunos que se llevaron dos e incluso tres prendas, dando muestras de un sentido de la solidaridad vergonzoso.

XXIX Media maratón de Coslada

Hoy nos hemos dado cita en Coslada pocos corredores. La verdad es que daba gusto estar por allí. Sin colas para el chip, sin colas para ir al servicio, sin colas para el guardarropa, sin agobios en la salida. Viendo la cantidad de gente que había, parecía que habíamos retrocedido diez años por lo menos. El caso es que de los tres posibles participantes de MaraTI+D, sólo nos vimos Fernando y un servidor. Ángel no le vimos sino al final, haciendo algunas fotos cerca de la meta.

coslada-2007
Con Fernando, poco antes de la salida

Se trata de una carrera fea y bastante dura con continuas subidas y bajadas y con bastantes kilómetros por carreteras o calles compartiendo la calzada con los coches y separados los unos de los otros por cono. Además hay zonas por las que se pasa ¡¡¡tres veces!!! Pero en un ejercicio de abstracción puede pensarse que la cosa no es tan mala como parece.

Yo traté de tomármelo con más calma que las dos anteriores medias (Fuencarral y Universitaria) en las que salí muy deprisa. Así que me coloqué en medio del pelotón y salí con bastante tranquilidad. Hasta el kilómetro seis fui relajado, haciendo kilómetros que rozaban los cinco minutos. A partir de entonces, apreté algo más el acelerador, pero las cuestas entre el 12 y el 15 hicieron que tampoco mi velocidad media aumentara mucho. Después de la subida brutal a Las Conejeras (km 15), en la bajada, me adelantó la que a la postre fue la cuarta clasificada y decidí seguirla. Lo cierto es que llevaba un buen ritmo y en las bajadas me costaba no perder su estela. Eso ocurrió sobre el km 20, en una bajada se me fue y me quedé más solo que la una. Pero ya quedaba poco para meta, por lo que apreté los dientes y me presenté en la línea de meta con un tiempo oficial de 1:40:32.

Cuando vi el tiempo en el reloj de meta quedé algo desilusionado porque trataba de hacer 1h38, pero luego analizando mejor la carrera, creo que no ha sido un tiempo tan malo teniendo en cuenta lo intrincado del recorrido y además he conseguido mantener un ritmo regular durante toda la carrera. Lo mejor, es que terminé y no sentía cansancio prácticamente y eso es bueno de cara a la maratón.

XXVII Media maratón universitaria

Sin duda estaba mal medida. Suponiendo que los primeros 20 km estuvieran bien (creo que sí), en el último kilómetro y 97 metros hice ¡¡¡3:27!!! cuando en kilómetros anteriores iba a un ritmo cercano a los 5:00. O sea, que faltaban al menos quinientos metros para una media maratón en condiciones. Que pena que no corriese Raúl con su GPS para darnos una distancia aproximada. Parece mentira que organice Corricolari esta carrera y lo hagan tan mal como cuando lo organizaba el Club Deportivo de Matemáticas.

universitaria-2007
Foto de equipo antes de la carrera

Una vez más, probada la experiencia de Fuencarral, decidí salir en posiciones cabeceras junto a Luis, Liborio, Carlos y José Antonio. Craso error. Salí demasiado deprisa ayudado además de que la salida era cuesta abajo. Hice el primer kilómetro en 4:04 y el segundo en 4:15 y eso al final me pasó factura porque los tres repechos que se suben en cada vuelta me hicieron pupita en la vuelta final. Terminé con un tiempo oficial de 1:36:33 pero, lo más importante, con mejores sensaciones que en Fuencarral.

Sobre la organización ¡qué decir! Terrible, fatal. No se puede hacer peor. Entiendo que una asociación de vecinos o un grupete de amiguetes lo puedan hacer mal, pero no Corricolari que llevan muchos años metidos en esto. Lo del ropero fue de juzgado de guardia, tan de jugado de guardia que la salida se tuvo que retrasar 10 ó 12 minutos. La cola para la recogida de dorsales de las inscripciones por Internet era impresionante ya a las nueve de la mañana cuando llegué al punto de encuentro (la carrera comenzaba a las diez). La recogida del ropero también estaba muy mal organizada (tanto en la entrega como en la recogida) y tardaban un montón en atenderte. Yo, encima tuve la mala fortuna de que no daban con mi bolsa. Eso sí, creo que los avituallamientos en carrera estuvieron muy bien (es la ventaja de dar tres vueltas por el mismo sitio) y la bolsa también estaba muy completita. La camiseta parecía de calidad, lo cual es noticia porque en esta carrera siempre han dado trapos para limpiar en vez de camisetas.

XXIII Media maratón de Fuencarral

Hoy ha sido la primera vez que en una carrera mi tiempo neto coincide con el tiempo real: 1:46:24. Y es que Manolo, Francisco y un servidor nos colocamos en la primera línea de salida, junto a los más rápidos del pelotón. Fue una experiencia agridulce. Bien porque sales sin ningún agobio y se empieza a correr desde el primer centímetro, pero mal porque en toda la carrera no para de pasarte gente. En mi caso, me adelantaron nada menos que 782 corredores y eso es mucho pasar.

En primera línea de salida
En primera línea de salida

Hacía muchos años que en Fuencarral no nos dábamos cita tantos maratidianos. Ayer fue un verdadero éxito de participación, ya que nos dimos cita en la línea de salida al menos ocho corredores del equipo. La mañana era fresquita, pero las nubes se iban abriendo y empezaba a verse el sol. Por desgracia, hacía un viento bastante molesto que en algunas fases de la carrera molestaba bastante y que invitaba a buscar el abrigo de otro corredor.

El caso es que la carrera me resultó muy, muy dura. Sobre todo a partir del kilómetro 17 cuando se acaba la bajada de la tapia de El Pardo y se empieza a subir hacia el pueblo de Fuencarral. El paso por debajo de la vía de ferrocarril donde se inicia la subida supuso mi declive físico y a partir de entonces fui arrastrándome, recordando las sensaciones que se viven en los últimos kilómetros de la maratón. Sólo hay que ver que empecé los primeros kilómetros por debajo de 4:30 (ayudado de la cuesta abajo), los kilómetros intermedios por debajo de los cinco minutos y en esos últimos tres kilómetros, el ritmo bajó a más de seis minutos por kilómetro. Hoy tengo las piernas casi tan castigadas como si hubiese corrido una maratón. Y es que en esta media hay que estar muy bien físicamente para poder afrontarla con garantías.

Como anécdota, comentar que al finalizar la carrera me encontré con Ricardo, un vecino y compañero ocasional de entrenamientos que quedó ¡¡¡el tercero!!! Un auténtico monstruo.

VIII Media maratón de Getafe

Hoy, en un día bastante frío, me he acercado a Getafe a correr la VIII edición de la media maratón de esta localidad. Esta vez, nadie más del grupo de MaraTI+D se animó y sólo Luis, que todavía no se ha animado a apuntarse al equipo, se atrevió con esta bonita carrera.

Según dicen, se trata de la media maratón más llana de cuantas se celebran en Madrid y doy fe de que así es. Al menos, de las que yo he corrido: Fuencarral, Fuenlabrada, Moratalaz, Coslada y Madrid. Se trata de un circuito de algo más de 10 km al que hay que dar dos vueltas para terminar entrando en la pista del estadio Juan de la Cierva, pasando por el mismo centro de Getafe y por la universidad Carlos III. No había mucha gente (no me extraña con el frío que hacía) y la poca que había no animaba mucho, la verdad, y es que estaban tan fríos como los corredores.

Dado que se trataba del debut de Luis en la distancia, decidí acompañarle durante la carrera. Salimos bastante tranquilos y aunque tardamos unos veinte segundillos en cruzar la pancarta de salida, fuimos clavando el ritmo en los primeros kilómetros. A cinco minutos exactos. Según iban avanzando los kilómetros, aumentamos algo el ritmo y pasábamos los kilómetros a 4:50, de tal manera que hicimos el kilómetro 10 en algo menos de 50 minutos. Un poco antes de llegar a ese punto nos cruzamos con la cabeza de carrera, que correspondía al marroquí Mohamed Said El Wardi, que marchaba muy, muy destacado del segundo. Justo después de pasar el kilómetro 10 y cuando comenzaba la segunda vuelta, Luis tuvo un momento de bajón y el ritmo volvió a caer a los cinco minutos, pero consiguió sobreponerse y sobre el kilómetro 14 empezó a apretar de lo lindo y comenzamos a sobrepasar corredores. El último tercio de carrera fue probablemente el más rápido, ya que hicimos algún kilómetros cercano a 4:30 y en un abrir y cerrar de ojos nos presentamos en el polideportivo donde estaba instalada la meta. El tiempo oficial fue de 1:43:49

Creo que la organización estuvo francamente bien. No tengo ninguna queja ni del ropero, ni de la entrega de chips, ni del circuito y su medición, ni de los avituallamientos, ni tampoco de los regalos post-carrera. Si hay algo de lo que quejarse, puede ser el precio, que era de 12 €. De todas formas, se trata de una bonita carrera y muy bien organizada. Habrá que repetir en años venideros, si la economía lo permite 😉

Al final Mohamed Said El Wardi ganó la carrera, como no podía ser de otra manera, y estableció un nuevo récord del circuito: 1:03:34, una muy buena marca. Sacó casi un minuto al segundo clasificado.

XXX Media maratón de Moratalaz

En un día bastante caluroso, nos dimos cita cuatro miembros de MaraTI+D con la idea de participar en la XXX edición de la media de Moratalaz. Además de los cuatro del equipo se vino conmigo Emilio, un compañero de entrenamientos.

Moratalaz 2006

Salí con Emilio con la idea de aproximarnos a 1h35′, pero aunque salí con un buen ritmo, al final noté que me faltaba fondo y en los últimos kilómetros fui perdiendo fuelle. Las cuestas además tampoco se me dieron nada bien (me falta entrenamiento en la Casa de Campo) y mi compañero tenía que esperarme después de cada una de las cuestas. Curiosamente, al llegar al polideportivo hubo que dar vuelta y media al estadio -cosa que el año pasado no hubo que hacer- por lo que ya me entra la duda de si este año estaba bien medido y el año pasado era menos distancia o si el año pasado estaba medido correctamente y este año nos han obsequiado con 400 m de más. También podría ser que ni éste ni el pasado la distancia fuese la correcta.

El caso es que paré el cronómetro en 1:37:20, cuarenta segundos menos que el año pasado y con 400 m más, por lo que debo considerar como buena la carrera.

La organización falló estrepitosamente en los avituallamientos, ya que se acabó el agua muy pronto y creo que desde el km 10 ya no tuve la oportunidad de volver a beber. Estos fallos no se pueden tener, sobre todo cuando llevas treinta ediciones organizadas. No lo entiendo, la verdad, pero la falta de agua causa un gran perjuicio a los participantes sobre todo cuando hace calor, como hizo ayer. Curioso que ofrecieran, al acabar la carrera, un caldito caliente, ¡¡¡si hacía un calor de muerte!!

XVI Media maratón de Fuencarral

Mal, lo he pasado mal, mi peor Fuencarral hasta la fecha. Y es que esta carrera no es ninguna tontería: o entrenas bien o sufres.

Foto de equipo Fuencarral 2000
Foto de equipo Fuencarral 2000

Los primeros 12 kilómetros fui acompañado generosamente por José Juan, que pudiendo ir más deprisa prefirió ir a mi ritmo. En el paso por el km 10 notaba que iba peor que otras veces, pero iba decentemente. En la primera cuesta arriba de consideración, la del cuartel, adelantamos al Caña que iba algo fastidiado. Ahí José Juan se marchó a su ritmo.

En la siguiente cuesta, que va desde el kilómetro 13 al 15, empecé a sufrir, aunque lo peor empezó en la siguiente bajada, una vez superada la tapia de El Pardo. No conseguía alargar la zancada por lo que manadas enteras de corredores me adelantaban si piedad. Al final de la bajada, Silvia animaba sin cesar a los compañeros.

¡Gracias Silvia!

La siguiente cuesta arriba, que sube hasta el cementerio, se me hizo muy dura aunque mantenía el tipo como podía. De nuevo en la cuesta abajo, nuevas manadas de corredores me adelantaban. En la última cuesta importante de la jornada, subiendo los Tres Olivos, ya no corría, reptaba. Sólo los ánimos de Soco, una compañera del trabajo que vino a animarnos, me hicieron llegar a la meta con algo de dignidad, realizando un tiempo de 1:39:05. Mi peor tiempo en esta carrera, ¡cuatro minutos más que el pasado año!

Agradezco de todo corazón la ayuda inestimable de los compañeros que se molestaron en venir a animarnos en esta desapacible mañana. Hago extensible este agradecimiento no sólo a Silvia y a Javier, sino a Soco por sus ánimos en un momento muy complicado.

VIII Media maratón ciudad de Ávila

Casi un mes después de la maratón he participado en una carrera. Se trata de la VIII edición de la media maratón de Ávila, donde ya participé hace un par de años. En aquel entonces nos quedamos después a comer, pero este año no habíamos quedado, por lo que fue llegar, correr y volver.

Después de la media de Ávila
Después de la media de Ávila

Entre que andaba algo molesto con el tendón de Aquiles y que la semana que viene voy a ir al cross de los tres refugios, tampoco tenía muchas intenciones de darme la paliza. Así que salí con JuanMa tranquilamente.

Sobre el kilómetro 18 adelantamos a Goyo, un compañero del equipo que había salido con muchas ganas y que estaba pagando el esfuerzo realizado. Y es que no sé si por el calor o por el cansancio todavía de la maratón, la carrera se hizo dura.

Al final se nos fueron las dos horas por poco, ya que realizamos un tiempo oficial de 2:00:49 y es que la subida final a las murallas agarran de verdad, ¿no es así Goyo?

La organización fue modesta pero digna. Abundante avituallamiento en meta, con cerveza fría y montados de salamí, que a todos nos supieron a gloria.

Resultó curioso ver rodar por allí a Ramiro Matamoros y a Fabían Roncero, el actual recordman español de maratón que aunque no participaban en la carrera iban por allí rodando. Bueno rodando para ellos, que a mí me parecía que iban volando.

XXI Media maratón de Coslada

Hoy se ha celebrado la XXI edición de la Media Maratón de Coslada. Varios compañeros de MaraTI+D estuvimos presentes. Creo recordar: Angel, Javier, Bienve, JuanMa, Luis, Goyo y un servidor. También estuvo presente una «nutrida» representación de MarATOS: Manolo, Liborio y Miguel. Para mi gusto hizo un poco de calor durante toda la carrera, lo cual no impidió que Javier arrebatara a Manolo la mejor marca de MaraTI+D en esta distancia (1:20:02), dejándola en 1:18:13.

Por mi parte, hice una salida bastante rápida, yendo a más pulsaciones de las que debiera. Al final, pagué las consecuencias y los últimos cinco kilómetros se me hicieron eternos. Terminé en 1:31:39, haciendo MMP y bajando 3:22 de la anterior mejor marca conseguida en Fuencarral. Esa marca no está nada mal para mí, hay que reconocerlo.

Creo que la organización estuvo regular ya que me dio la sensación de que los kilómetros no estaban correctamente señalizados. Por ejemplo, el km 15 parecía que no llegaba nunca. Sin embargo, el 16 estaba ahí mismo. También me pareció un feo detalle el dar camisetas solamente a los 200 primeros siendo además el campeonato de Madrid de Media Maratón lo que supuso un nivel bastante alto. Otro punto negativo es que en la zona de meta se acabó el agua rápidamente. Destacar lo bien montada que estaba la zona de meta y lo surtida: cerveza, sidra, coca-cola, agua (hasta que se acabó). Al llegar también daban una medalla, un bollito y naranjas.

En fin, una media más a la mochila y un paso adelante de cara a la preparación de la XXII Mapoma.

XV Media maratón de Fuencarral

Un buen grupo de compañeros de MaraTI+D hemos corrido la XV edición de la Media Maratón de Fuencarral. El tiempo era bastante bueno -al final un poco caluroso- para correr. La organización falló, desde mi punto de vista, en dos puntos importantes: hubo problemas en la salida y el tráfico estuvo abierto en un sentido durante toda la carrera. Sin embargo la entrega de chips -sin fianza- y la recogida de éstos y los regalitos sí estuvieron bien.

fuencarral-1999
Foto de equipo antes de la salida

La salida fue un poco decepcionante, yo me encontraba a dos metros detrás de la pancarta de salida y delante de mi había la güeva de personal. De hecho, había más gente delante de mi que detrás. El locutor por más que decía que se pusiesen detrás de la pancarta, menos caso le hacían. Esto provocó cierto retraso en dar el pistoletazo de salida y que gran parte de la gente no recorriera los 21 km y 97 metros.

Mi posición dentro del lote era tan mala que cuando dieron la salida, tardé entre 30» y 45» en empezar a correr. Cuando me dejaron un poco de espacio empecé a apretar un poco, aunque sólo pude pasar el primer kilómetro en 5’48» -sospecho que estaba mal medido-. No conseguí en ningún momento encontrar un grupito que fuese a mi ritmo por lo que decidí ir a mi bola o lo que es lo mismo mantenerme sobre las 172 – 173 ppm en llano.

Bajando Herrera Oria me sorprendió el grito de ánimo de Silvia -muchas gracias-. Esto me agradó, saqué pecho y me lancé todavía más deprisa por la cuesta.

Mi intención era rebajar mi MMP de 1:36:52, así que cuando pasé los 10 km en 43:53 vi que la cosa iba bien. Era una gozada correr hacia el Pardo, mirar de frente y ver las montañas nevadas todas rodeadas de encinas. Sí, la cosa iba realmente bien. Poco antes del km 12 comenzó la «cuesta del cuartel», ya empezaban a oirse las primeras respiraciones forzadas de algunos. Al terminar esta cuestecilla, recordé las palabras de Juan Ignacio del pasado año: «Primera cuesta y sin novedad». Lástima que él no estuviera aquí, hubiera disfrutado tanto con la carrera…

Al poquito de esta primera cuesta, comienza la segunda, que es, además, la más larga de todas ellas. Al principio la pendiente suave no castiga demasiado pero las últimas rampas con verdaderamente exigentes. El hecho de estar abierta al tráfico impedía trazar las curvas por el camino más corto, como se hacía en años anteriores. Casi terminando la cuesta pude ver a Liborio que iba sufriendo lo suyo intentando llegar al km 15. El pobre acababa de salir de una gripe y no andaba muy fino. Le pasé en ese punto kilométrico y me lancé a tumba abierta a por la penúltima cuesta de la jornada.

Después de una larga bajada, poco antes de comenzar la cuesta que pasa por debajo de la vía del tren vi de nuevo a Silvia animando a los compañeros -gracias de nuevo-. Con renovados bríos me dispuse a atacar la cuesta más dura de pendiente aunque no muy larga, pensando que la meta ya estaba cercana. Después de la cuesta, justo enfrente del cementerio de Fuencarral, esponjas. Otra bajadita y la última cuesta.

Esta última cuesta ya transcurre en el barrio de Fuencarral, a lo largo del nuevo barrio de Los Tres Olivos. Subí todavía con energías y al llegar a la «cima», a falta de un kilómetro, vi a Bienve. Con éste en mi punto de mira, aceleré lo que pude, acercándome poco a poco. Veía que iba un poco tocado de su pie aunque no tuve ninguna oportunidad de cogerle. Cuando divisé el reloj de meta, marcaba 1:34:40. Eché toda la carne en el asador para intentar bajar de 1h35, pero no lo conseguí. Al final, aunque mi cronómetro marcaba 1:34:59, el tiempo oficial era de 1:35:01. No está mal, bajé 1:51 de mi mejor marca y llegué aún con energías. Mejor que sobre, que no falte.