Almanaque

Los receptores GPS utilizan un almanaque para almacenar la posición de los satélites, de tal forma que la sincronización del aparato con los satélites se haga lo más pronto posible.

Desde que leí esta información referente al dichoso almanaque, la palabreja en cuestión se me escurre por los entresijos de la memoria. Así que cada vez que me pongo el GPS en la muñeca me acuerdo de que existe una palabra que es sinónimo de calendario y ¡que no me acuerdo cual es! Y que además asocio al calendario zaragozano

He tenido que buscar en un diccionario de sinónimos un sinónimo de calendario para encontrar la dichosa palabra y he creado esta entrada para que no se me vuelva a olvidar: almanaque, almanaque, almanaque, almanaque, …

Ayer me molestó bastante el talón del pie derecho, quizás por haber hecho 18 minutos de carrera, pero hoy lo tenía mejor, así que me he animado a salir con la idea de hacer los diez minutos que marca la sexta semana del plan de adaptación.

He comenzado andando dos kilómetros y al llegar a ese punto me he puesto a correr. Me he dado cuenta de que incumplía claramente la primera norma y la más fundamental: hay que ir relajado. Me he dado cuenta de que trato de relajar el cuerpo, pero no los pies. Así que he tratado de olvidarme un poco de la técnica y de relajarme lo más posible, tratando además de mantener una zancada corta.

Cuando se han cumplido los diez minutos estaba en lo más satisfactorio de la carrera, así que he continuado corriendo hasta completar tres kilómetros en algo menos de 18 minutos. Así que entre lo andado y lo corrido he completado 5 km en 38:04 @ 7:37 min/km.

Aprendiendo del maestro

Hoy he quedado con Javier para hacer unos kilómetros minimalistas juntos, con la idea de observar la manera de correr. Ya quedamos la semana pasada para grabar mi estilo y hoy era más para ver durante más tiempo cómo corro. Javier ha realizado una transición de libro, adaptándose a la perfección a esta nueva manera de correr.

Me comentó un par de cosas que le pareció que no hacía bien: correr de puntillas en algunos momentos y correr algo tenso. Cierto es que son cosas que ya había observado yo mismo, pero no está mal que te lo digan.

Por el otro lado, yo creo que él lo hace muy bien, le veo relajado y creo que la pisada es buena y que consigue algo que a mí me resulta difícil: pisar justo debajo del centro de gravedad. Como él dice, no se ve los pies al correr.

El caso es que hablando con los compañeros, vas charlando y eso hace que vayas más relajado. Y así, a lo tonto, completé tres kilómetros corriendo y en ese punto decidí dejarlo más por precaución que por otra cosa. El ritmo fue muy tranquilo, como debe ser en esta etapa de adaptación, rondando los seis minutos por kilómetro, pero ya habrá tiempo de aumentar la frecuencia de zancada.

Lo peor es que la molestia en el talón del pie derecho sigue ahí, no consigo que remita. El caso es que corriendo y después, duele, pero luego al día siguiente se va pasando y cuando vuelvo a correr otra vez, ya casi ni molesta. Hasta que empiezo de nuevo a correr y vuelve otra vez el ciclo. Tendré que visitar a Josefa de nuevo o a un masajista para ver si me descarga esa zona.

Después de completar los tres kilómetros, en poco menos de 18 minutos, continué andando la vuelta a Pradolongo para completar más o menos cinco kilómetros.

Por otro lado, tengo que realizar un apaño en la bicicleta para fijar una cámara y grabar mi carrera en paralelo, para observar mejor mi técnica de carrera. Veremos qué se me ocurre.

Combinando dos especialidades

Ayer sábado íbamos a salir con la bici, pero al final se nos hizo tarde, así que hemos dejado para hoy domingo la salida. Pero también tenía planeada una salida a pie, así que he probado a hacer ambas cosas.

A eso de las diez y media salimos hacia San Martín de la Vega por el carril bici. Subimos la Marañosa y en vez de darnos la vuelta en el alto, bajamos hasta el cruce de la Warner y allí nos dimos la vuelta. Como no queríamos hacer muchos kilómetros, no llegamos hasta San Martín de la Vega, así que hicimos a la ida poco más de 24 km. Como luego volvimos por el mismo camino, totalizamos más de 48 km sobre la flaca. Reconozco que llegué a casa bastante fundido. Tengo que agenciarme una bicicleta de carretera ya mismo, que resulta complicado tratar de seguir los pasos de una de carretera con una montangüai.

subiendo-maraniosa
Subiendo la Marañosa por el carril bici

Lo dicho, llegué a casa bastante cansado. Guardé la bici, me cambié de vestimenta, estiré un poco y salí a correr al parque. Primero anduve un kilómetro y luego empecé a correr los doce minutos de rigor. Las molestias que tuve en el gemelo el último día de carrera ya eran inexistentes, aunque el talón del otro lado me molestaba algo todavía y eso que había empezado a embadurnarme con crema Fisiocrem y a estirar y masajear el tendón de Aquiles.

Esas ligeras molestias no impidieron que completara esa docena de minutos, en los que hice un primer kilómetro en 5:50, un segundo en 5:31 y cien metros más corriendo. Es decir, que por primera vez he conseguido sobrepasar los dos kilómetros con zapatillas minimalistas.

Cuando iba corriendo pasé por una zona que estaba embarrada. Después de realizar la carrera, me acerqué por el barro para examinar la pisada. Sólo se veía impreso en el barro la parte delantera de la zapatilla, nada del talón. Quizás eso indique que piso demasiado de puntillas y que no planto el talón, que debería hacerlo suavemente.

En resumen, el entrenamiento consistió en ir hasta el cruce de la Warner, volver y el entrenamiento a pie.

Cuando volví de vacaciones, el lunes pasado me pesé y me llevé la desagradable sorpresa que sobrepasaba los 70 kilos, en concreto, 70,2 kg. Esta semana me lo he tomado en serio lo de la alimentación y ayer sábado ya estaba en 69,2 kg. Lo que implica un kilo menos. Ya me quedo más tranquilo, pero tengo que seguir controlando.

Primer encuentro minimalista pradolonguero

Mantengo con Javier una relación de amistad más cibernética que personal y eso que ambos transitamos por el parque de Pradolongo con frecuencia; sin embargo, hoy había quedado con él para intercambiar impresiones sobre el minimalismo, algo que ambos practicamos, aunque él más que yo, porque todavía ando en los preliminares.

Ando dando vueltas a la pisada, ¿lo hago correctamente? ¿Piso demasiado de puntillas? ¿O por el contrario sigo talonando? Esas interrogantes sólo pueden resolverse si otra persona ve tu forma de pisar. Había quedado con él que me grabara «en plena acción» para poder luego mirar con más detenimiento la pisada. Y eso fue lo que hicimos, llegué minutos antes al punto de encuentro, hice poco más de un kilometrillo andando y después de saludarnos me puse a correr, en una primera pasado más tranquilo y en una segunda, algo más deprisa.

Ritmo normal: http://www.youtube.com/watch?v=hEZlfDZhRD8

Ritmo más rápido: http://www.youtube.com/watch?v=BJdcbHmwXM8

Después de la grabación Javier tuvo que irse y yo comencé con los diez minutos que correspondían. No sé si iba demasiado deprisa, pero poco antes del primer kilómetro empecé a tener molestias en el gemelo de la pierna izquierda, lo mismo que me pasó en la playa, y al terminar también me molestaba el talón del pie derecho. Todo un poema. A veces pienso que el minimalismo no está hecho para mí.

Al acabar de correr, estiré un poco, me masajeé las partes afectadas y estuve andando hasta completar dos kilómetros y medio más. De esta forma completé 5,5 km en un tiempo de 52:11.

Adaptación, que no transición

Después de algo más de un año con molestias en la rodilla izquierda, decidí ir al médico. Una semana antes de la maratón de Madrid me diagnosticaron una condromalacia rotuliana, que no es otra cosa que desgaste del cartílago. Una de las causas posibles de este desgaste puede ser postural y es muy posible que por allí vayan los tiros, ya que he comprobado que utilizando la técnica de correr de metatarso, que implica llevar la rodilla ligeramente flexionada, la molestia desaparece o al menos se minimiza. Así que decidí después de la maratón aprender a correr de esta forma. Además voy a eliminar al menos una sesión de entrenamiento corriendo y hacer bicicleta o nadar o no hacer nada.

Mirando en internet, encontré un plan para realizar la transición de zapatilla amortiguada a zapatilla minimalista o descalzo y empecé a seguirlo, pero realmente lo que estoy haciendo no es una transición -ya que tengo olvidadas las amortiguadas desde hace meses- sino una adaptación de los músculos a la nueva forma de correr, por lo que veo más interesante seguir este otro plan que está diseñado para empezar desde cero con zapatillas minimalistas… o descalzo. Así que esta semana, en vez de seguir la semana octava del plan de transición me paso a la semana cinco del plan de adaptación que supone correr 8, 10 y 12 minutos

adaptacion-semana5

De vuelta a Pradolongo he recorrido 6,47 km, de los cuales 5 km andando y 8 minutos corriendo. Curiosamente andando no iba nada fino, pero corriendo me he sentido francamente bien.

Vacaciones en Gran Canaria

Este año hemos elegido Gran Canaria como destino de vacaciones. En concreto hemos ido a parar a Puerto Rico, al que no hay que confundir con el estado caribeño. Puerto Rico es una localidad turística perteneciente al municipio de Mogán, situado al sur de la isla. Es un sitio que está considerado entre los mejores del mundo por su temperatura y humedad estables, así como la protección contra los constantes vientos típicos de la isla que brinda la orografía circundante.

Las dos semanas de vacaciones coinciden con la sexta y séptima semana de la transición. En la primera toca correr diez minutos y en la segunda, no correr nada. Ahora bien, como la semana pasada sólo pude correr dos días, considero el lunes como de la semana quinta y miércoles, viernes y domingo como semana sexta y ya vuelvo a la segunda semana de vacaciones coincide perfectamente con la séptima de transición

Como hago últimamente, empiezo con unos estiramientos, hago unos kilómetros andando y después los minutos que correspondan corriendo. Termina la cosa haciendo otra vez estiramientos algo más exhaustivos que los del comienzo.

Los recorridos durante estas dos semanas consisten en ir desde la playa de Puerto Rico hasta la playa de Amadores por un bonito paseo que comunica ambas playas. Haciendo algún kilometrillo por el puerto de Puerto Rico y prolongando el paseo después de la playa de Amadores hasta el barranco del Lechugal se pueden hacer unos cuantos kilómetros más. Todos los entrenamientos los he realizado por estos caminos/paseos.

En el paseo se podían encontrar lagartos en cantidad, de un color que se confundía perfectamente con la roca volcánica donde viven.

gc-lagarto

Lunes 5 de agosto: 7,7 km, de los cuales 6,5 km andando + 7 min corriendo. Voy andando hasta una rotonda donde está un cartel que anuncia la población Tauro. Ahí me doy la vuelta hasta la playa de Puerto Rico. Se me ocurre hacer los minutos corriendo en la playa, pero al correr por allí acabo con molestias en el gemelo de la pierna izquierda, quizás por correr demasiado deprisa o por la superficie.

Lo que más me gusta de ir a la playa es que después del ejercicio el baño sienta de miedo…

gc-tirada

Miércoles 7 de agosto: 8,1 km, de los cuales 6,5 km andando + 10 min corriendo. Hoy me tomo la carrera con mucha tranquilidad (media de 6:24), nada de apretar, que noto el gemelo todavía demasiado tenso. Hoy sólo llego hasta el final del paseo que hay después de la playa de Amadores, pero prolongo la tirada por el puerto de Puerto Rico para hacer algún kilometrillo más.

Viernes 9 de agosto: 9,8 km, de los cuales 8 km andando + 10 min corriendo. Igual que el miércoles, voy muy despacio en la carrera (media de 6:25) para no forzar el gemelo, que me sigue molestando. He visto un sitio en la playa donde dan masajes, quizás mañana me paso por allí para ver si me pueden aliviar la molestia. Para hacer más kilómetros, sigo hasta un poco más allá del restaurante Guantánamo, que tiene muy buena pinta (fuimos a visitarlo días después y nos encantó) y prolongo también por el puerto.

Sábado 10 de agosto: masaje playero. En la playa de Puerto Rico dan masajes de todo tipo por un precio bastante económico. Aprovecho para utilizar estos servicios y creo que me ha venido francamente bien, noto el gemelo mucho mejor, parece que Paolo sabía lo que se hacía.

Domingo 11 de agosto: 8,2 km, todos andando. Hoy prefiero no correr ya que tengo los músculos algo doloridos del masaje de ayer. Mejor que la recuperación siga su curso. Además, la semana que entra es la séptima y en esta semana no hay que correr. Así que voy a cambiar hoy domingo que debería correr por el martes que no debería. El recorrido ha sido similar días anteriores, pero llegando al barranco del Lechugal me meto por debajo y al otro lado de la carretera llego a un campo de golf que parece estar en construcción. Me doy un garbeo por la zona que no está construida del campo de golf y contemplo asombrado el contraste de lo verde del campo de golf con la sequedad de las zonas de alrededor.

campo-golf-tauro

Martes 13 de agosto: 10,4 km, de los cuales 9 km andando + 10 min corriendo. Hago los diez minutos corriendo muuuuuuy despacio, ya que no quiero forzar los gemelos lo más mínimo. De esta forma compreto únicamente 1,46 km corriendo a una media de 6:41 min/km. El recorrido es muy similar al del día anterior, por el campo de golf, pero esta vez nos detiene un vigilante indicándonos amablemente que salgamos del recinto, que si no hemos visto la señal de prohibido. Pues no, no la hemos visto porque no hay ninguna señal indicándolo. Me jode lo de este tipo, siempre me ha puesto de muy mala leche eso de poner puertas al campo, pero muy obedientemente salimos del campo de golf, cosa que ya estábamos haciendo.

Jueves 15 de agosto: 7,39 km (según el móvil) o 7 km (según el Forerunner). Inmerso ya en la séptima semana, hoy sólo he andando. Además, al contrario que los días anteriores en Gran Canaria, he salido por la tarde cuando caía el sol, por lo que he podido contemplar un bonito atardecer desde la playa de Amadores.

gc-atardecer

Sábado 17 de agosto: 8 km andando. He salido con el Forerunner y con el móvil, en este caso un Geeksphone Peek. He podido comprobar que el GPS de este móvil es más preciso que el GPS del Samsung Galaxy S que he llevado los otros días. El único problema que he detectado con este móvil es que al tratar de hacer una foto con la aplicación RunKeeper, esta aplicación casca. Lo que no sé es si el problema es por el dispositivo o por la misma aplicación.


Para terminar algunas fotos de esta bonita isla:

Teror: uno de los municipios más antiguos de Gran Canaria, situado al norte de la isla. En la basílica puede verse la imagen de la Virgen del Pino, patrona de Canarias.

gc-teror-iglesia

gc-teror

Tejeda: municipio situado en el centro de la isla, a más de mil metros de altura. Precioso sitio. Al fondo se puede ver el Roque Bentayga, una de las formaciones rocosas más singulares de la isla.

gc-tejeda

La cruz de Tejeda, cerca del municipio del mismo nombre, se supone que es el centro geográfico de la isla.

gc-cruz-tejeda

Muy cerca de la cruz de Tejeda se haya el Pico de las Nieves, el punto más alto de la isla de Gran Canaria. Se puede subir en bicicleta desde muchos sitios, pero desde Agüimes, la ascensión es muy dura, ya que son 23 kilómetros con un desnivel de 1650 metros y rampas de hasta el 23%. ¿Te animas Javier a subirlo?

Una vez se llega arriba, desde el mirador las vistas son espectaculares.

gc-desde-pico-nieves

Cerca del Pico de las Nieves se encuentra el Roque Nublo, uno de los símbolos de Gran Canaria.

gc-roque-nublo

Desde allí se puede ver casi toda la isla.

gc-presa

gc-desde-roque-nublo

No se puede dejar de visitar la capital de la isla, Las Palmas de Gran Canaria. Confieso mi debilidad por las iglesias, así que de las primeras cosas, visitar la catedral…

gc-catedral-dentro

gc-catedral-fuera

…también se encuentra en la capital la casa de Colón…

gc-casa-colon

…el parque de San Telmo con esos bonitos árboles de flores rojas…

gc-arbol

…la arena negra de la playa de las Canteras da mucho juego…

gc-vff

gc-hombre-negro

Cerca de Las Palmas se encuentra la ciudad de Arucas donde se puede admirar su curiosa catedral negra.

gc-catedral-negra

Siguiendo por la GC-2 hacia el oeste, se llega a Gáldar, otra interesante localidad canaria, con plátanos por doquier.

Cerca está la playa del Agujero.

gc-el-agujero

gc-piscina-natural

En la parte más occidental de Gáldar se encuentra Sardina del Norte, precioso lugar sin lugar a dudas.

gc-sardina

En la zona oeste de la isla se encuentra la localidad de Agaete y perteneciente a este municipio, el puerto de las Nieves (no confundir con el pico) donde se puede (o más bien podía) contemplar el dedo de dios, ahora convertido en puño ya que el roque se quebró en 2005 por los fuertes vientos provocados por una tormenta tropical.

gc-dedo-dios

Yendo desde Agaete hacia La Aldea de San Nicolás hay una carretera de las que quitan el hipo, con curvas, recurvas, subidas y bajadas que aunque es peligrosa, ofrece unas vistas espectaculares.

gc-nubes

gc-montania

¿Y qué me dicen de Puerto de Mogán? Un sitio encantador sin duda.

gc-puerto-mogan

Una de los lugares que más me gustó fue la playa de Maspalomas. Bueno, más que la playa las dunas y la laguna que hay junto a la playa.

gc-duna-02

gc-duna

gc-laguna-maspalomas

En un paseo en barco vimos la aleta de un tiburón, o eso parece…

gc-tiburon

…y bonitas cuevas en la costa.

gc-cueva

Pero lo que más me gusta de las vacaciones son las birras que me tomo en la playa. Eso no tiene precio.

gc-birra

It’s always the year of the cat

Hoy he comprado una maleta (las vacaciones están cerca) y me ha hecho mucha gracia la etiqueta y el eslogan de la marca NEIPI (aunque no logro comprender la relación entre una maleta y un gato) que da título a esta entrada: It’s always the year of the cat (siempre es el año del gato). Obsérvese la etiqueta con ese gato en forma de puente…

neipi

Nada más ver la etiqueta se me vino a la cabeza esa extraordinaria canción de Al Stewart. Reconozco que es una de mis debilidades…

Mañana parto de viaje, por lo que había que aprovechar el día de hoy, que la semana no ha sido muy fructífera. Para variar, no conseguí levantarme demasiado pronto y casi a las once, con bastante calor salí hacia Pradolongo para hacer un entrenamiento similar al del jueves: 5 km andando y 7 minutos corriendo.

Dicho y hecho. Salí con la idea de andar sobre los nueve minutos por kilómetro y aunque los dos primeros se me fueron un poco, luego los otros tres me mantuve algunos segundos por debajo. Luego hice 1,38 km en los siete minutos de carrera. Durante esos metros corriendo pude comprobar que me sigue molestando el talón del pie derecho, pero no me impide correr de ninguna manera. Quizás estoy yendo demasiado rápido en la carrera, por lo que debería contenerme.

De esta forma, recorrí 6,38 km en 52:28 @ 8:14 min/km.

Un lustro

El pasado lunes 29 de julio hizo cinco años que comencé a apuntar en formato electrónico mis entrenamientos. De esta forma nació el blog correresmireligion.ddns.net/index.php (aunque el nombre se me ocurrió más tarde). En aquel entonces nunca se me ocurrió pensar que llegaría a cumplir cinco añitos, ni que llegaría a escribir casi mil entradas, pero poquito a poquito ha ido engordando el blog. Y así espero seguir muchos años más, eso será señal de que todavía sigo siendo miembro activo de mi religión.

Así que nada mejor que celebrarlo con una tarta de cumpleaños 😉

tarta-quinto-cumple

Esta semana no hice absolutamente nada ni el lunes, ni el martes. El domingo anduve muy deprisa y por la tarde me dolía la cadera horrores (no vuelvo a bajar de 8 min/km) y el lunes cuando fui a levantarme, eran los riñones los que no me dejaban ni agacharme. Así que decidí no hacer ningún ejercicio.

El martes fui de cumpleaños, así que tampoco hice nada de nada. Bueno, pudiera haberlo hecho, que no estuve todo el día de cumpleaños, pero no encontré la ocasión.

Ayer estuve con la bici y hoy he salido a hacer la rutina habitual. Esta es la quinta semana de la transición y toca correr siete minutos. Así que salí bien pertrechado de gorra y gafas ya que hacía bastante calor y me puse a andar.

Cerca del kilómetro dos hay una fuente de la que he bebido dos semanas. Normalmente lo que he hecho estos días es acabar los cinco kilómetros de andar junto a esa fuente, beber, refrescarme y correr los minutos que correspondiese. Pero hoy me daba mala espina y antes de completar esos cinco kilómetros me he pasado por la fuente y como no podría ser de otro modo ¡ya no tiene grifo! De nuevo algún miserable ha tenido la brillante idea de llevarse el grifo y dejar a cientos de personas sin una triste fuente con la que aliviar la sed.

Menos mal que vimos que antes del dos ya habíamos visto que no había grifo, por lo que no nos llevamos la sorpresa al final, que es más desagradable. Así que acabamos los cinco kilómetros un poco antes del punto de encuentro, en el sitio habitual. Y allí estaba Andrés y familia con una botella de agua fresquita ¡¡¡muchas gracias Andrés por el detalle!!!

Me vino de perilla echar un traguito. Bebí y salí corriendo a por los siete minutos. No sé por qué extraño motivo fui deprisa, parece que no logro contenerme cuando corro de metatarso, el caso es que hice casi kilómetro y medio en esos siete minutos, bajando de cinco minutos por kilómetro. Una barbaridad.

Sumando lo andado con lo corrido hice un total de 6,46 km en 52:43 @ 8:10 min/km.

Calcetines de dedos

Hace unos cuantos años compré unos calcetines de dedos. Me los puse una vez y desde entonces duermen en el cajón… hasta hoy que he decidido volver a utilizarlos.

No resulta sencillo ponérselos, aunque tampoco es fácil ponerse las medias de compresión, pero que con un poco de paciencia he logrado calzármelos ¡y no quedan nada mal!

calcetines-dedos
Calcetines de dedos

Después de los calcetines, me he calzado las Minimus y al parque, a intentar hacer algún kilometrillo más de lo habitual y a ser posible, más deprisa.

Empecé deprisita, haciendo un primer kilómetro casi a 8:30 min/km, ritmo que hace unas semanas me parecía imposible de conseguir; sin embargo, he ido aumentado el ritmo y en el cuarto kilómetro he logrado, por fin, ¡bajar de los ocho minutos! Y la cosa no ha parado ahí, ya que se seguido más y más deprisa haciendo el siguiente en 7:52 y el sexto y último en 7:46. Ahora sí que es un ritmo serio, no sé si conseguiré mejorarlo.

Después de andar los seis kilómetros, hice una parada en uno de los sitios más agradables del parque y tras una breve pausa me puse a correr con la idea de completar un kilómetro en vez de hacer los cinco minutos que correspondían. Tampoco ha sido mucha la diferencia, ya que he apretado un poco a ver qué tal me encontraba a ritmos más altos de lo normal. Ese kilómetro lo he hecho en 5:06. Resumiendo, he recorrido los 7 km en un tiempo de 53:32 @ 7:39 min/km.

Por parejas

Hemos aparecido en el punto de encuentro cinco compañeros, de los cuales dos iban con la camiseta amarilla de la carrera del barrio del Zofío, otros dos con una camiseta gris de Mapoma de hace unos cuantos años y la quinta, con otra camiseta, esta ya desparejada. Parecía una competición por parejas y un árbitro. Aunque al final ni competición ni nada, cada uno por su cuenta.

Tres se pusieron a correr y yo, como en las últimas semanas, he empezado el entrenamiento andando. Esta vez Joaquín, que sigue con sus molestias abdominales, me acompañaba al trote cochinero, de esta manera íbamos dándole a la húmeda y el ritmo no era todo lo rápido que me hubiese gustado, de todas formas, iba algo molesto de la rodilla. Curiosamente, esas molestias en la rodilla desaparecieron por arte de birlibirloque cuando estuve corriendo los cinco minutos correspondientes con la técnica de metatarso. Me encontré francamente bien corriendo y hubiese podido seguir más tiempo, pero hay que ser prudente e ir poco a poco, muy poco a poco.

El martes anduve bastante deprisa, pero hoy iba algo más despacio, así que hemos tardado poco más de 45 minutos en hacer los 5 km. Luego me he puesto a correr, pero a los dos minutos he parado porque nos hemos encontrado con Macu que venía con una bonita camiseta para una buena amiga, una camiseta con la leyenda: Pradolongirls. Me ha gustado bastante, muy sencilla y bonita.

Como esos dos minutos no contaban, me he puesto en marcha otra vez para hacer los cinco que debía hacer. Así que hoy he totalizado siete minutos corriendo, pero no se lo digan a nadie, que no se entere mi entrenador…