Archivo de la etiqueta: Parque Sur

No sé si me estoy pasando

Hoy he terminado con molestias en el tendón de Aquiles derecho. Podría ser por estar metiendo muchos kilómetros. Muchos kilómetros para los que yo acostumbro, claro, que para otra gente los kilómetros que hago son de risa. Como he dicho muchas veces, es mejor llegar corto de forma a una carrera que lesionado, así que tendré que bajar el número de kilómetros que hago a la semana. Pasaré de correr cuatro días a tres y tratar de salir con la bici ese cuarto día. Ya veremos si soy capaz.

Ya conté que el martes hice un regenerativo obligado. Y digo obligado porque tenía las piernas tan castigadas que aunque hubiese querido no hubiera podido ir más deprisa. El jueves cuando llegué al punto de encuentro ya estaba allí Joaquín, que al igual que yo tenía las piernas aún cansadas, pero eso no fue óbice para ponernos a entrenar. Al poco de empezar, cuando no llevaba ni doscientos metros, me tropecé con una raíz y caí al suelo arañándome las manos, la pierna derecha, la cadera del mismo lado y la espalda también de ese lado, fue un mal comienzo, pero no me importó demasiado, me acerqué a una fuente, me lavé un poco y seguimos. Un poco después del primer kilómetro nos encontramos con Mariano al que llevábamos bastante tiempo sin ver, ya que ha estado lesionado y aún no está bien del todo. Mariano nos sacó de nuestra zona de confort, como se dice ahora, llevándonos a un ritmo más vivo de lo normal, como debe ser. A mitad de la segunda vuelta apreté un poco hasta que nos encontramos con Emilio el hombre radiactivo que no pudo venir antes. Al verlo aflojé para ir con él, ya que no era cuestión de dejarlo tirado después de que el hombre viniera hasta aquí. Mariano y Joaquín siguieron a toda pastilla. Acabé haciendo 9,5 km en un tiempo de 52:21 @ 5:29 min/km.

El viernes envié un mensaje al grupo de pradolongueros para ver si alguien quería salir a al día siguiente a entrenar por la mañana, pero no obtuve respuesta, así que el sábado fui solito a Parque Sur, sitio al que llevaba tiempo sin ir. Ya tenía las piernas más descansadas por lo que iba más ligero aunque el circuito tiene más desnivel que el de Pradolongo. En este parque llevan unos meses arreglando los caminos y este sábado pude ver que están arreglando una escalera que sube a la parte más alta del parque desde una zona cercana a la Carretera de Toledo. En ese sitio había una escalera cuyos escalones eran de madera. Me pareció ver que están sustituyendo estos escalones por otros de cemento, los típicos de una escalera normalucha, de las que encuentras por la calle. Desde mi punto de vista, quedaban bastante mejor y más integrados en un parque los escalones de madera, pero quizás los están sustituyendo porque debe ser más fácil el mantenimiento. Hice dos vueltas en sentido de las agujas del reloj y otras dos al contrario totalizando 12 km en 1:01:38 @ 5:08 min/km. No miré el cronómetro en ningún momento durante el entrenamiento y me sorprendió el ritmo que llevé en estas cuatro vueltas porque tampoco es que me matara entrenando.

El domingo fueron 16 km en un tiempo de 1:25:14 @ 5:19 min/km por el Parque Lineal. Salí con una amiga con la que hice seis kilómetros, luego ella se desvió por el segundo puente y yo seguí para completar el circuito hasta el final del Parque Lineal. Al contrario que otras veces que cruzo un puente para ir a la margen izquierda y luego cruzar por el puente de colores a la margen derecha, esta vez no hice estos cruces y seguí por la margen derecha por debajo de la cementera. Por ese camino te ahorras unos metros, pero hay más desnivel. Fue un auténtico entrenamiento en cansancio porque aún no me había recuperado de los esfuerzos de la semana. Y este tipo de entrenamiento viene genial para una maratón, aunque mi tendón de Aquiles se resintió y habrá que cambiar de planes.

Había olvidado contar que el domingo antes de salir me subí a la báscula y pesaba 69,9 kg que es ¡un kilo más! de lo que pesaba dos semanas antes. Bien es cierto que el sábado estuve de cumpleaños y quizás comiese más de la cuenta. Además que el miércoles me comí un cocidazo de los buenos.

Contar también que en Pradolongo están arreglando el alumbrado, ya que aunque hay farolas muchas están tapadas por los árboles y además dan una luz mortecina que alumbra muy poco. El arreglo consiste en alejar un poco las farolas de los árboles, pero si no podan un poco las ramas, tampoco se va a arreglar mucho. Otra cosa que han hecho es eliminar una farola enorme que tenía unos cuantos focos que en su momento alumbraban lo suyo. En vez de arreglar esa farola ha sido eliminada, no sé si eso es muy efectivo para que haya más luz en el parque.

Modificación de la situación de las farolas para mejorar el alumbrado.


Disfrutando del solecito

Como aún me queda algún día de vacaciones, he aprovechado para salir a entrenar por la mañana, con luz, que siempre es un gran placer. Además el sol brillaba en el cielo y se estaba muy bien en la calle aunque hiciese algo de fresquito.

Hice un llamamiento al grupo de pradolongueros, pero sólo se animó una amiga. Salimos los dos juntos a Parque Sur y mi compañera notaba en las piernas el cansancio de estos días. En un principio íbamos a hacer tres vueltas los dos juntos, pero cuando llevábamos vuelta y media me dijo que no iba a hacer tanto y que acelerase si quisiera.

Como bien mandado que soy aceleré el paso y pasé de ritmos de 5:20 aprox. a ritmos rondando los 4:45. Y la verdad es que iba muy bien, iba fuerte casi sin querer.

Completé 10 km en 51:48 @ 5:10 min/km con muy buenas sensaciones para Yuncler.

Mejor de día que de noche

He empezado de vacaciones navideñas antes incluso que los niños que van al cole. No era mi intención hacerlo, pero las circunstancias me han obligado ya que he tenido que quedarme de cuidador de una amiga que tiene un dolor horroroso en el bazo provocado por una tendinitis o una bursitis en el hombro. Ese dolor no le permite hacer prácticamente nada.

Entre unas cosas y otras salí cerca de la una a correr. Fui a Parque Sur y comprobé lo bien que se corre de día, mucho mejor que de noche. Corrí 11 km haciendo 7 km de ellos a ritmo de maratón, sobre 4:40. Curioso ver que los tres primeros kilómetros los hice en 4:37.6, 4:37.7 y 4:37.7. Los clavé y eso que el terreno varía mucho en esos tres kilómetros. El resto tampoco se me fueron mucho: 4:36.5, 4:38.5, 4:36.8 y 4:44.2. No estuvo nada mal el entreno, muy regular, yendo fuerte y con muy buenas sensaciones.

Fueron en total 11 km en un tiempo de 53:41 @ 4:53 min/km. Casi un minuto menos por kilómetro que el martes.

Correr antes de comer

Mucha gente dice que corre para hacer «hueco» en el estómago. No es mi caso, corro porque me gusta correr, no hay otro motivo. Pero si con ello consigo tener menos tripa, pues miel sobre hojuelas, pero vamos, está claro que si no quieres tener tripa o comes con mesura o corres tropecientos kilómetros a la semana.

Hoy teníamos la comida pradolonguera y no salí a correr por hacer hueco, sino a probar cómo estaba porque el jueves no pude salir porque me encontraba mal y ayer viernes estaba peor todavía.

Salí con una amiga que también había estado pachucha por Parque Sur y dimos tres vueltas a un circuito de tres kilómetros. Yo veía a mi amiga más floja porque había estado peor y le dije de dar sólo dos vueltas, pero fue ella la que quiso dar las tres. Y la tercera debería habérsela ahorrado porque iba fundidilla.

Hicimos las tres vueltas a Parque Sur totalizando 9,3 km en un tiempo de 52:03 @ 5:33 min/km.

Y después de la carrera y una ducha reconfortante, fuimos a comer todos los pradolongueros que quisieron y pudieron.


Pradolongueros celebrando la Navidad 2018… Con margen

La maratón de Madrid cambia la meta

Leí hace un par de semanas que la maratón de Madrid se veía obligada a cambiar el lugar donde acaba. Según parece por orden municipal la carrera no puede terminar en el Retiro y han optado por situar la meta en el Paseo del Prado enfrente del museo.

Recuerdo haber acabado allí en 1998 y 1999. En 2000 no sé si también acabó allí porque no participé por lesión. Recuerdo con cariño este sitio y el año 99 porque fue ese año cuando conseguí bajar por primera vez de tres horas y media en una maratón. Hice 3h27 y tuve que esperar ¡once años! para volver a bajar de tres horas y media, ya que en la maratón de Madrid de 2010 hice 3h25 acabando esta vez, como casi siempre, en el Retiro.

Ayer no pude salir a correr porque tuve que ir al hospital, así que he salido solo hoy y por variar he ido a Parque Sur. He tenido suerte porque llevamos unos cuantos días lloviendo casi de continuo y cuando he salido a eso de las seis y media no llovía, aunque había tramos muy embarrados. De hecho, el otro día compré unas zapatillas nuevas, por aquello de las ampollas, y no las he querido estrenar para no mancharlas.

Di tres vueltas a un circuito que tengo medido en Parque Sur, de algo más de tres kilómetros. En la primera vuelta me crucé con Antonio que iba con sus colegas del parque y me invitó a unirme a ellos, que estaban haciendo cambios de ritmo, pero le dije que no, que iba a correr tranquilo.

Hice las tres vueltas completando 9,3 km en un tiempo de 49:45 @ 5:19 min/km. Un entrenamiento algo lento, pensando en el siguiente entreno, que ya tocará apretar.

Un regalo útil aunque poco utilizado

Mapoma en su edición XXV fue muy generosa y regaló bastantes cositas a los corredores. Una de esos regalos fue una muñequera que aún conservo y eso que ya han pasado más de quince años.


Muñequera casi de museo

Llevaba bastante tiempo sin utilizar este chisme, pero hoy lo he vuelto a usar, por lo que tengo que estar agradecido a Mapoma por aquel regalo. Y todo debido a que tenía que ir a Correos a recoger un paquete y como por horarios sólo puedo ir el sábado, he pensado que dando unas vueltas a Parque Sur podría acabar en Plaza Elíptica y desde allí acercarme a la oficina de Correos que queda cerca. Pero como tenía que llevar el justificante, se me ocurrió la idea de meterlo dentro de la muñequera. El único problema observado es que el sudor traspasa el material de la muñequera y el papel se empapa, hay que tener cuidado con ese detalle.

El caso es que tenía pensado hacer poco y despacio porque el Trofeo Marathon de cross es mañana y no es cuestión de llegar con las piernas cansadas. Por otro lado, el Parque Sur es un parque con algún que otro desnivel, ¡hay que tener cuidado! Salí sin mirar el cronómetro y quizás fui algo deprisa porque excepto el primer kilómetro todos los demás salieron a ritmos cercanos a cinco. No sé si será contraproducente… Totalicé 8 km en un tiempo de 41:14 @ 5:09 min/km.

Adidas Boquete

Con 800 kilómetros las zapatillas se habían abierto como contaba en esta entrada. Llevo ya 1150 km y el boquete sigue ahí, obviamente, pero voy cómodo con las zapatillas, es ahora cuando el pie está perfectamente adaptado a la zapatilla y viceversa. Así que seguiré con mis Adidas Boquete un tiempo más.


Adidas Boquete, fresquitas para el verano aunque no muy recomendables con lluvia

Ya había salido tres veces esta semana, así que no tenía pensado hacerlo hoy, pero los 71 kilos que vi ayer en la báscula me azuzaron a salir, así que dejé pasar un poco el calor y pasadas las ocho de la tarde me puse en marcha.

Opté por correr por el Parque Sur porque Pradolongo se pone hasta los topes los domingos, pero me di cuenta que ocurre lo mismo en Parque Sur. Desde que tuve la caída con la niña, trato de ir por donde haya menos gente, pero está claro que en fin de semana o festivo da igual por donde vayas.

Se me olvidó llevarme el cronómetro por lo que no supe el tiempo realizado. El kilometraje más o menos 9 km ya que di tres vueltas a un circuito de más o menos tres kilómetros. Me encontré bastante bien después de haber salido el día antes, cosa que no acostumbro.

Ochocientos kilómetros y ya rotas

Llevo tres pares consecutivos con el modelo de zapatillas Adidas Supernova Glide 7. Me compré las primeras en una tienda física y los otros dos pares por Internet. Corrí con esas primeras 1096 kilómetros y aún las uso para andar con ellas. Con las segundas estuve 996 kilómetros, pero ya llevaba bastante con las zapatillas rotas y una de las zapatillas de este tercer par se ha roto a los 812 kilómetros. Al final va a tener razón aquel que decía que las zapatillas que venden por Internet son de peor calidad.


Un buen boquete en la zona interior de las zapatillas

Habíamos quedado a las 18:30, pero ha habido varios desertores, así que únicamente estábamos Emilio el incombustible y un servidor. Nos encontramos con Emilio R., pero duró poco con nosotros porque decía que no se sentía bien. Hacía una temperatura bastante elevada, sobre los 25º, que invitaba a tomarse el entrenamiento con calma. Y eso es lo que hemos hecho, hemos ido a un ritmo bastante tranquilo.

Emilio iba vestido con la ropa que llevará en la media maratón, ya que va a actuar de guía de 1h50. Una bonita camiseta, un pantalón chula y unas zapatillas con buena pinta. Todo Adidas.

Hemos hecho vuelta y media en Pradolongo y otro poco en Parque Sur totalizando 10 km en un tiempo de 55:47 a un ritmo de 5:34 min/km. Un ritmo bastante lento, pero ideal para recuperar las piernas de la paliza del fin de semana.

Peor que en muchas maratones

Se me había metido en la cabeza que hoy debía hacer entre 21 y 22 km. Lo cual ya me parecía una locura después de haber estado parado once días, pero me parecía factible.

En un principio iba a salir por la mañana, pero no ha podido ser, así que he salido a las seis de la tarde con una amiga. Después de haberme metido a la hora de comer un buen plato de garbanzos y haber visto por la tele la brutal victoria de Gilbert en el Tour de Flandes, salí muy motivado.

La idea era dar unas vueltas en Pradolongo y otras en Parque Sur. Pradolongo parecía una verbena, estaba lleno de gente paseando, bailando, jugando, vendiendo globos, cerveza, había gente de todo tipo. Y no es raro, ya que la temperatura era muy agradable, unos 18 grados.

Después de hacer unos 14 km hemos salido del parque. Se me ha ocurrido la idea de entrar en el polideportivo de Orcasitas a beber un trago de agua, ya que no funciona ninguna de las fuentes de Pradolongo. Algo tremendo.

Creo que ha sido un error, porque luego me ha costado horrores arrancar y ya nunca he vuelto a coger un ritmo en condiciones. Los kilómetros por Parque Sur han sido terribles, llevaba las piernas en peor estado que en muchas maratones. Mi amiga, viendo que iba tan despacio y con tan mala cara, me ha propuesto parar y me ha parecido bien, no tenía mucho sentido ir pasándolas canutas. Así que me he quedado solo en 18,4 km en un tiempo de 1:42:22 @ 5:33 min/km.

Creo que he cogido un pajarón de escándalo, pero no sé por qué, porque había comido un buen plato de garbanzos no muchas horas antes. Quizás no me ha sentado bien temperaturas tan altas, quizás el problema es que he sido muy ambicioso queriendo correr mucho después de haber estado parado, ¡quién sabe!

Los días se alargan, los árboles florecen…

Cuando comienzan a alargarse los días, empiezo a ver las cosas de un modo más optimista. Y si ya veo los almendros en flor, no puedo ser más feliz. Así que hoy he salido a correr más contento que unas castañuelas.

almendro-flor-2017
Almendro en flor

Hacía un montón de tiempo que no salía cuatro días en una semana, pero ayer estuvimos de cumpleaños y comí y bebí más de la cuenta, así que me pareció una buena idea salir a correr para tratar de bajar los excesos del día anterior.

No es que madrugara mucho, por lo que eran casi las once cuando me puse en marcha. Me dirigí con una amiga a Parque Sur con idea de hacer tres vueltas. Igual que ayer, me costó dios y ayuda seguir su estela, sobre todo el último kilómetro que se puso por debajo de 4:40. Imposible para mí.

Hicimos 9 km en un tiempo de 47:46 @ 5:18 min/Ukm.