¡Qué poco dura la alegría en casa del pobre!

A mediados de diciembre comenzaron las nuevas fuentes de Pradolongo a funcionar, al menos la más cercana a Rafael Ybarra. Reconozco que no me di cuenta si las otras nuevas han llegado a funcionar. Así que me llamó la atención cuando salí el miércoles a entrenar y vi que esta fuente ya no tenía grifo. En un principio pensé que había sido objeto de un acto vandálico, pero luego me comentaron que los operarios del Ayuntamiento habían quitado los grifos. Poco más de un mes han durado las fuentes 🙁

Fuente sin grifo

De todas formas, tengo la esperanza de que hayan quitado los grifos porque hace frío y existe la posibilidad de que se hiele el agua y que cuando llegue la primavera pongan de nuevo los grifos, pero ya veremos qué hacen. Sería una pena que hayan construido unas fuentes para nada.

El lunes salí con una amiga a realizar unos kilómetros fáciles. Fuimos a Parque Sur, por el que hacia tiempo que no íbamos y dimos tres vueltas «largas» totalizando 10 km en un tiempo de 53:25 @ 5:20 min/km.

El miércoles también salí con una amiga, pero al contrario que el lunes hoy tocaba hacer kilómetros más exigentes. Mientras que la chica iba a hacer cuatro kilómetros a umbral (el suyo a 4:58) yo tenía que hacer cinco kilómetros a umbral (el mío a 4:27). Hicimos tres kilómetros de calentamiento hasta la entrada al Parque Lineal y ahí comenzamos cada uno con lo nuestro. Yo hice mis kilómetros a 4:28, 4:24, 4:23, 4:26 y 4:28. Quizás un par de ellos un poco rápidos, pero bien, acabé bastante contento. Si la semana anterior me salieron fatal, esta vez la cosa fue mejor y además me encontré mejor. En total fueron 12,6 km en un tiempo de 1:02:53 @ 4:58 min/km.

Después de una jornada exigente el viernes tocaba otra jornada tranquila, aunque haciendo más kilómetros. Esta vez había quedado con una amiga y con Miguel a las 9:30. Poco después de esa hora nos pusimos en marcha y fuimos a Parque Sur donde dimos tres vueltas «pequeñas» para completar 9 km. Ahí se quedó nuestro amiga y mi tocayo y yo nos marchamos a Pradolongo para hacer unos cuantos kilómetros más, pero sin apretar. Hicimos en total 14,1 km en un tiempo de 1:15:42 @ 5:21 min/km.

Con el domingo se completaba la semana de cuatro días. Habíamos quedado en el punto de encuentro y allí aparecimos cinco pradolongueros: Mariano, Quique, Miguel, Emilio II y un servidor. Salimos los cinco rumbo al Parque Lineal y poco a poco, pasados el tercer kilómetro, se fue desgranando el grupo yendo cada uno al ritmo que le interesaba o podía. Yo tenía pensado hacer una tirada de 18 kilómetros de los cuales 12 serían a ritmo de maratón que recordaba era a 4:49. Luego al acabar me di cuenta que según la última carrera el ritmo de maratón debería ser a 4:44; sin embargo no anduve muy lejos de este ritmo porque hice una media de 4:46, así que no me puedo quejar. Hice en total 18,3 km en un tiempo de 1:31:03 @ 4:58 min/km.

Con los kilómetros realizados este domingo completé una semana de 55 kilómetros, que son mucho para mi cuerpo.

¡Ya tenemos fuente!

Salí el lunes 9 con una amiga por Pradolongo. El pinchazo del sábado me molesta menos, pero como comprobé que duele más cuesta arriba conseguí convencer a mi amiga para ir por Pradolongo que es más llano que Parque Sur, lugar por el que suele ir ella. Hicimos 10 km a un ritmo bastante tranquilo, ya que tardamos 54:01 en hacer esos 10 km @ 5:24 min/km.

El miércoles 11 salí por Parque Sur antes de ir a la fisio. Como me notaba mejor, pensé que si hacía diez kilómetros por un terreno más accidentado a lo mejor me molestaba un poco más y la fisio podía encontrar la lesión con más facilidad. Igual que el lunes, hice también 10 km en un tiempo de 52:51 @ 5:17 min/km. Cuando acabé el entrenamiento me duché y fui a ver a la fisio que me dijo que podía ser una pequeña tendinitis en el sóleo. Esperemos que no sea para tanto. No me dijo que no corriera, sólo que si lo hacía, que me lo tomara con calma.

El viernes 13, día anglosajón de la mala suerte, quedé con una amiga para bajar al Parque Lineal. Hice caso a la fisio y fuimos muy tranquilos, de tal modo que hicimos 12 km en un tiempo de 1:04:38 @ 5:23 min/km. Acabé muy contento porque prácticamente no noté la lesión. Al volver me di cuenta que la fuente que estaban construyendo junto al punto de encuentro estaba terminada. Teniendo en cuenta que pusieron las vallas allá por el mes de mayo, han estado por lo menos siete meses para construir la dichosa fuente. El agua sale un poco blanca, pero espero que sea de la presión y no de alguna cosa rara.

Nueva fuente en Pradolongo

Ese mismo viernes por la noche celebramos el 70 cumpleaños del keniata de Orcasitas, el gran Andrés. Le dimos una bonita sorpresa ya que nos juntamos un buen grupo de pradolongueros y otro buen grupo del Gran Grupo Garabitas y, por supuesto, familiares suyos. Y el tío no se esperaba nada, se llevó una sorpresa de aúpa. Lo pasamos francamente bien acompañando al compañero Andrés.

Pradolongueros con Andrés.

El mes de diciembre es un mes complicado porque a todo el mundo le da por salir a comer o cenar. Salí el jueves, el viernes y el sábado a cenar, por lo que tenía que acabar la semana haciendo una tirada larga para tratar de perder algo de lo ganado esos días. Al igual que estos días, bajé con una amiga al Parque Lineal con la idea de hacer 16 km, aunque ella no quería hacer tanto, así que optamos por hacer sólo 12 por el Parque Lineal juntos y luego yo continué por Parque Sur hasta completar lo previsto. Hice los 16 km en un tiempo de 1:24:04 @ 5:15 min/km. Y con este cuarto día de entrenamiento completo 48 kilómetros semanales, que no está mal.

Me parece que he metido la pata

Como este mes tengo previsto hacer una carrera con unas cuantas cuestas se me ha ocurrido hacer cuestas en Parque Sur para ir entrenado. Así que he salido sobre las doce sin tener que madrugar nada de nada. Una de las ventajas más interesantes de mi nueva situación.

Como el martes hice 10 kilómetros a ritmo tranquilo, hoy jueves era un buen día para hacer algo más heavy. Hice una vuelta de tres kilómetros para calentar los músculos y luego comencé con las cuestas en la ladera de Parque Sur que da a la carretera de Toledo. Cuesta subida, cuesta bajada y así una tras otra, yendo desde la subida más cercana a la Avenida de los Poblados hacia el intercambiador de Plaza Elíptica. Hice dos rondas y en cada ronda subiría nueve o diez cuestas. Subiendo una de ellas sentí un clic en la rodilla derecha, pero no lo di mucha importancia. Total que acabaría el entreno con unas veinte cuestas totalizando 10,5 km en un tiempo de 1:02:21 @ 5:57 min/km. En este caso, el tiempo realizado no tiene la menor importancia.

El sábado se trataba de hacer una tirada larga metiendo dos dosmiles a ritmo umbral. Cuando llevaba kilómetro y medio sentí un pinchazo en el gemelo izquierdo. Seguí, paré, estiré y masajeé la zona y en vez de volverme a casa hice los dos dosmiles y me salieron por debajo de 4:43 y además cómodamente. A la vuelta, como seguía notando una ligera molesta y más en las subidas, opté por pararme en la cuesta del Doce para no complicar la posible lesión, por lo que en vez de hacer los 14 previstos hice únicamente 12 km en un tiempo de 1:01:03 @ 5:04 min/km. Tendré que visitar a mi fisio favorita a ver si me puede arreglar algo. Me parece que he metido la pata por haber hecho las cuestas. Ya veremos en qué queda esto.

Para terminar la semana se me ocurrió coger la bici y hacer el Anillo Verde y se me hizo bastante duro. En el tránsito por la Casa de Campo, ya casi al final, fui penando como un campeón, totalmente vacío. Y encima hice algún kilómetro de más por Entrevías. Lo peor es que pasé más frío que un tonto, ya que llegué con los pies totalmente congelados. En total hice algo más de 66 kilómetros en un tiempo cercano a las tres horas y media.

Resumiendo que es gerundio

No es que haya estado parado desde que hice la media de Colonia, es que he tenido poco tiempo para escribir, así que resumo las actividades realizadas desde la media hasta final del mes de octubre. Como acabé bastante dolorido de los pies decidí estar unos días sin correr y volví a ponerme las zapatillas casi una semana después de la media, en concreto el sábado 19 de octubre. Había enviado un mensaje para ver si nos reuníamos unos cuantos pradolongueros, pero no hubo mucho quorum y sólo aparecimos tres en el punto de encuentro. Viendo que no había nadie más y después de observar que la obra de la fuente ha avanzado, nos pusimos los tres en marcha.

Fuente aún en construcción cerca del punto de encuentro del parque Pradolongo

Bajamos al Parque Lineal y en el trayecto nos encontramos con algunos pradolongueros que habían ido por su cuenta. Nos paramos a saludarlos y seguimos al trote, porque aún notaba las piernas cansadas de la media. Llegamos hasta la fuente que hay junto al edificio Novosur y allí paramos a beber y nos dimos la vuelta, pero en vez de subir por las tablas rodeamos esa zona para completar los 10 km previstos ya que cuando paramos en la fuente llevábamos 4,8 km.

Salí a correr el lunes 21 de octubre porque el martes no iba a poder ya que me habían invitado a un evento y decidí salí a correr por Parque Sur. Hice sólo ocho kilómetros pero después de una primera vuelta tranquila luego fui acelerando en progresión para terminar el último kilómetro en 4:42. Fueron 8 km en 39:58 @ 4:59 min/km.

El jueves 24 de octubre salí a correr y empecé solo porque Joaquín sigue enfermo y Emilio II no es muy regular. Cuando llevaba casi tres kilómetros me encontré con Emilio II. En un principio pensaba dar una segunda vuelta a toda pastilla, pero por deferencia a Emilio seguí a su ritmo. Cuando él se quedó en la plaza de abajo aproveché para apretar ese casi kilómetro y medio que me quedaba e hice 4:37 en 1 km y 4:27 en los últimos 400 metros. Fueron en total 9,4 km en un tiempo de 50:53 @ 5:25 min/km. Se nota que los días son ya muy cortos porque hicimos los últimos kilómetros casi sin luz solar.

El domingo 27 de octubre tenía la inscripción para la Carrera contra la droga, pero me quedé dormido ;-( y eso que la noche fue más larga por el cambio de hora, aunque quizás por eso me confié y no puse el despertador. Cuando abrí el ojo ya era tarde así que me levanté tranquilamente, desayuné y estuve haciendo tiempo para hacer la digestión. Salí de casa pasadas las doce y bajé al Parque Lineal con la idea de hacer dos dos miles a ritmo umbral, que según la media de Colonia era de 4:43. El primer dos mil lo hice en 4:41 y 4:43. El siguiente kilómetro lo hice al trote y el segundo dos mil lo hice en 4:42 y 4:42. Salieron las dos series según el objetivo previsto. Fueron en total 12 km en un tiempo de 1:01:15 @ 5:06 min/km.

El martes 29 de octubre como ya se había producido el cambio de hora y a las siete ya es de noche salí a correr antes, ya que había enviado un mensaje al grupo de pradolongueros y nadie iba a salir. Eran las seis menos cuarto cuando me puse en marcha en Parque Sur. Di tres vueltas tranquilo y pensaba que me daría tiempo a acabar antes de que anocheciera, pero me equivoqué y en la última vuelta no veía un pijo. Fueron en total 9 km en un tiempo de 47:28 @ 5:16 min/km.

No sé si me estoy pasando

Hoy he terminado con molestias en el tendón de Aquiles derecho. Podría ser por estar metiendo muchos kilómetros. Muchos kilómetros para los que yo acostumbro, claro, que para otra gente los kilómetros que hago son de risa. Como he dicho muchas veces, es mejor llegar corto de forma a una carrera que lesionado, así que tendré que bajar el número de kilómetros que hago a la semana. Pasaré de correr cuatro días a tres y tratar de salir con la bici ese cuarto día. Ya veremos si soy capaz.

Ya conté que el martes hice un regenerativo obligado. Y digo obligado porque tenía las piernas tan castigadas que aunque hubiese querido no hubiera podido ir más deprisa. El jueves cuando llegué al punto de encuentro ya estaba allí Joaquín, que al igual que yo tenía las piernas aún cansadas, pero eso no fue óbice para ponernos a entrenar. Al poco de empezar, cuando no llevaba ni doscientos metros, me tropecé con una raíz y caí al suelo arañándome las manos, la pierna derecha, la cadera del mismo lado y la espalda también de ese lado, fue un mal comienzo, pero no me importó demasiado, me acerqué a una fuente, me lavé un poco y seguimos. Un poco después del primer kilómetro nos encontramos con Mariano al que llevábamos bastante tiempo sin ver, ya que ha estado lesionado y aún no está bien del todo. Mariano nos sacó de nuestra zona de confort, como se dice ahora, llevándonos a un ritmo más vivo de lo normal, como debe ser. A mitad de la segunda vuelta apreté un poco hasta que nos encontramos con Emilio el hombre radiactivo que no pudo venir antes. Al verlo aflojé para ir con él, ya que no era cuestión de dejarlo tirado después de que el hombre viniera hasta aquí. Mariano y Joaquín siguieron a toda pastilla. Acabé haciendo 9,5 km en un tiempo de 52:21 @ 5:29 min/km.

El viernes envié un mensaje al grupo de pradolongueros para ver si alguien quería salir a al día siguiente a entrenar por la mañana, pero no obtuve respuesta, así que el sábado fui solito a Parque Sur, sitio al que llevaba tiempo sin ir. Ya tenía las piernas más descansadas por lo que iba más ligero aunque el circuito tiene más desnivel que el de Pradolongo. En este parque llevan unos meses arreglando los caminos y este sábado pude ver que están arreglando una escalera que sube a la parte más alta del parque desde una zona cercana a la Carretera de Toledo. En ese sitio había una escalera cuyos escalones eran de madera. Me pareció ver que están sustituyendo estos escalones por otros de cemento, los típicos de una escalera normalucha, de las que encuentras por la calle. Desde mi punto de vista, quedaban bastante mejor y más integrados en un parque los escalones de madera, pero quizás los están sustituyendo porque debe ser más fácil el mantenimiento. Hice dos vueltas en sentido de las agujas del reloj y otras dos al contrario totalizando 12 km en 1:01:38 @ 5:08 min/km. No miré el cronómetro en ningún momento durante el entrenamiento y me sorprendió el ritmo que llevé en estas cuatro vueltas porque tampoco es que me matara entrenando.

El domingo fueron 16 km en un tiempo de 1:25:14 @ 5:19 min/km por el Parque Lineal. Salí con una amiga con la que hice seis kilómetros, luego ella se desvió por el segundo puente y yo seguí para completar el circuito hasta el final del Parque Lineal. Al contrario que otras veces que cruzo un puente para ir a la margen izquierda y luego cruzar por el puente de colores a la margen derecha, esta vez no hice estos cruces y seguí por la margen derecha por debajo de la cementera. Por ese camino te ahorras unos metros, pero hay más desnivel. Fue un auténtico entrenamiento en cansancio porque aún no me había recuperado de los esfuerzos de la semana. Y este tipo de entrenamiento viene genial para una maratón, aunque mi tendón de Aquiles se resintió y habrá que cambiar de planes.

Había olvidado contar que el domingo antes de salir me subí a la báscula y pesaba 69,9 kg que es ¡un kilo más! de lo que pesaba dos semanas antes. Bien es cierto que el sábado estuve de cumpleaños y quizás comiese más de la cuenta. Además que el miércoles me comí un cocidazo de los buenos.

Contar también que en Pradolongo están arreglando el alumbrado, ya que aunque hay farolas muchas están tapadas por los árboles y además dan una luz mortecina que alumbra muy poco. El arreglo consiste en alejar un poco las farolas de los árboles, pero si no podan un poco las ramas, tampoco se va a arreglar mucho. Otra cosa que han hecho es eliminar una farola enorme que tenía unos cuantos focos que en su momento alumbraban lo suyo. En vez de arreglar esa farola ha sido eliminada, no sé si eso es muy efectivo para que haya más luz en el parque.

Modificación de la situación de las farolas para mejorar el alumbrado.


Disfrutando del solecito

Como aún me queda algún día de vacaciones, he aprovechado para salir a entrenar por la mañana, con luz, que siempre es un gran placer. Además el sol brillaba en el cielo y se estaba muy bien en la calle aunque hiciese algo de fresquito.

Hice un llamamiento al grupo de pradolongueros, pero sólo se animó una amiga. Salimos los dos juntos a Parque Sur y mi compañera notaba en las piernas el cansancio de estos días. En un principio íbamos a hacer tres vueltas los dos juntos, pero cuando llevábamos vuelta y media me dijo que no iba a hacer tanto y que acelerase si quisiera.

Como bien mandado que soy aceleré el paso y pasé de ritmos de 5:20 aprox. a ritmos rondando los 4:45. Y la verdad es que iba muy bien, iba fuerte casi sin querer.

Completé 10 km en 51:48 @ 5:10 min/km con muy buenas sensaciones para Yuncler.

Mejor de día que de noche

He empezado de vacaciones navideñas antes incluso que los niños que van al cole. No era mi intención hacerlo, pero las circunstancias me han obligado ya que he tenido que quedarme de cuidador de una amiga que tiene un dolor horroroso en el bazo provocado por una tendinitis o una bursitis en el hombro. Ese dolor no le permite hacer prácticamente nada.

Entre unas cosas y otras salí cerca de la una a correr. Fui a Parque Sur y comprobé lo bien que se corre de día, mucho mejor que de noche. Corrí 11 km haciendo 7 km de ellos a ritmo de maratón, sobre 4:40. Curioso ver que los tres primeros kilómetros los hice en 4:37.6, 4:37.7 y 4:37.7. Los clavé y eso que el terreno varía mucho en esos tres kilómetros. El resto tampoco se me fueron mucho: 4:36.5, 4:38.5, 4:36.8 y 4:44.2. No estuvo nada mal el entreno, muy regular, yendo fuerte y con muy buenas sensaciones.

Fueron en total 11 km en un tiempo de 53:41 @ 4:53 min/km. Casi un minuto menos por kilómetro que el martes.

Correr antes de comer

Mucha gente dice que corre para hacer «hueco» en el estómago. No es mi caso, corro porque me gusta correr, no hay otro motivo. Pero si con ello consigo tener menos tripa, pues miel sobre hojuelas, pero vamos, está claro que si no quieres tener tripa o comes con mesura o corres tropecientos kilómetros a la semana.

Hoy teníamos la comida pradolonguera y no salí a correr por hacer hueco, sino a probar cómo estaba porque el jueves no pude salir porque me encontraba mal y ayer viernes estaba peor todavía.

Salí con una amiga que también había estado pachucha por Parque Sur y dimos tres vueltas a un circuito de tres kilómetros. Yo veía a mi amiga más floja porque había estado peor y le dije de dar sólo dos vueltas, pero fue ella la que quiso dar las tres. Y la tercera debería habérsela ahorrado porque iba fundidilla.

Hicimos las tres vueltas a Parque Sur totalizando 9,3 km en un tiempo de 52:03 @ 5:33 min/km.

Y después de la carrera y una ducha reconfortante, fuimos a comer todos los pradolongueros que quisieron y pudieron.


Pradolongueros celebrando la Navidad 2018… Con margen

La maratón de Madrid cambia la meta

Leí hace un par de semanas que la maratón de Madrid se veía obligada a cambiar el lugar donde acaba. Según parece por orden municipal la carrera no puede terminar en el Retiro y han optado por situar la meta en el Paseo del Prado enfrente del museo.

Recuerdo haber acabado allí en 1998 y 1999. En 2000 no sé si también acabó allí porque no participé por lesión. Recuerdo con cariño este sitio y el año 99 porque fue ese año cuando conseguí bajar por primera vez de tres horas y media en una maratón. Hice 3h27 y tuve que esperar ¡once años! para volver a bajar de tres horas y media, ya que en la maratón de Madrid de 2010 hice 3h25 acabando esta vez, como casi siempre, en el Retiro.

Ayer no pude salir a correr porque tuve que ir al hospital, así que he salido solo hoy y por variar he ido a Parque Sur. He tenido suerte porque llevamos unos cuantos días lloviendo casi de continuo y cuando he salido a eso de las seis y media no llovía, aunque había tramos muy embarrados. De hecho, el otro día compré unas zapatillas nuevas, por aquello de las ampollas, y no las he querido estrenar para no mancharlas.

Di tres vueltas a un circuito que tengo medido en Parque Sur, de algo más de tres kilómetros. En la primera vuelta me crucé con Antonio que iba con sus colegas del parque y me invitó a unirme a ellos, que estaban haciendo cambios de ritmo, pero le dije que no, que iba a correr tranquilo.

Hice las tres vueltas completando 9,3 km en un tiempo de 49:45 @ 5:19 min/km. Un entrenamiento algo lento, pensando en el siguiente entreno, que ya tocará apretar.

Un regalo útil aunque poco utilizado

Mapoma en su edición XXV fue muy generosa y regaló bastantes cositas a los corredores. Una de esos regalos fue una muñequera que aún conservo y eso que ya han pasado más de quince años.


Muñequera casi de museo

Llevaba bastante tiempo sin utilizar este chisme, pero hoy lo he vuelto a usar, por lo que tengo que estar agradecido a Mapoma por aquel regalo. Y todo debido a que tenía que ir a Correos a recoger un paquete y como por horarios sólo puedo ir el sábado, he pensado que dando unas vueltas a Parque Sur podría acabar en Plaza Elíptica y desde allí acercarme a la oficina de Correos que queda cerca. Pero como tenía que llevar el justificante, se me ocurrió la idea de meterlo dentro de la muñequera. El único problema observado es que el sudor traspasa el material de la muñequera y el papel se empapa, hay que tener cuidado con ese detalle.

El caso es que tenía pensado hacer poco y despacio porque el Trofeo Marathon de cross es mañana y no es cuestión de llegar con las piernas cansadas. Por otro lado, el Parque Sur es un parque con algún que otro desnivel, ¡hay que tener cuidado! Salí sin mirar el cronómetro y quizás fui algo deprisa porque excepto el primer kilómetro todos los demás salieron a ritmos cercanos a cinco. No sé si será contraproducente… Totalicé 8 km en un tiempo de 41:14 @ 5:09 min/km.